Edición Impresa
Sábado 26 de Abril de 2014

Barbecho: una herramienta más para darle batalla a las malezas

Los especialistas aseguran que de este modo se pueden atacar las tolerancias y resistencias, un problema que hoy jaquea al productor.

El barbecho fue desde siempre una oportunidad para acumular recursos y modificar propiedades del suelo para beneficio del cultivo por venir. Hoy su manejo contempla otro aspecto inevitable: las malezas resistentes y tolerantes.

En un reciente informe publicado por Agroconsultas Online y "Cultivar Conocimiento Agropecuario", los especialistas Emilio Satorre y Federico Bert plantearon conceptos renovados en relación al manejo del barbecho. Según describieron, la aparición de malezas de difícil control cambió el propósito que originalmente tenía el barbecho. "Al planificarlo se solía decidir sobre las malezas en relación a su impacto en la reducción de recursos. Las decisiones se apoyaban en preguntas como: ¿cuán infestado está el lote?, ¿cuánto podrían crecer las malezas?, ¿cuántos recursos capturarían? Y en función de ello se definía la estrategia de control: el cómo y el cuándo", dijeron.

Al presente, la proactividad es el valor que prima y la idea del manejo de barbechos se integró a la necesidad de prevenir la instalación y evolución de las malezas de difícil control. "¿Qué especie tengo? ¿En qué estado están? Son las nuevas preguntas que alimentan nuestras decisiones. Es decir, con presencia de malezas de difícil control, el manejo del barbecho es una oportunidad no sólo para evitar el consumo de recursos, sino para evitar o reducir la presencia de esas malezas que en el siguiente cultivo dificultarán y encarecerán el control, además de reducir pérdidas por competencia, reduciendo el resultado", afirmaron los especialistas.

EL MOMENTO INDICADO. En cuanto al estado de crecimiento de las malezas, el barbecho es una excelente oportunidad para evitar su establecimiento y progreso a estados de mayor dificultad de control.

"Una parte importante del problema de malezas de difícil control se resuelve entonces actuando a tiempo", advirtieron Satorre y Bert en su informe, al tiempo que aportan algunos conceptos clave en el manejo del barbecho de la agricultura actual.

En primer lugar, se trata de planificarel barbecho desde muy temprano, incluso desde antes de cosechar el cultivo anterior. En segundo lugar, de diagnosticarla situación del barbecho con su monitoreo temprano y continuo, atendiendo a la presencia de malezas desde el mismo momento en que se cosecha el cultivo predecesor. Por último, actuar con las herramientas planificadas disponibles para un resultado eficaz y eficiente.

Tratándose del otoño (abril - mayo), Satorre y Bert afirman que "el primer momento clave es luego de la cosecha del cultivo anterior ya que es la primera oportunidad de iniciar el control. Independientemente del nivel, si en este momento el lote tiene malezas, éstas deben controlarse", dijeron.

"Este otoño en particular viene bien provisto de humedad", manifestó el gerente del Sistema Chacras Juan Caporicci, lo cual hace presuponer la aparición de nuevas camadas de malezas previas al invierno.

"Como la mayoría de las malezas hoy son de difícil control, lo recomendable es que no prosperen dentro de los lotes, porque puede ser un problema que a futuro sea mucho más costoso de solucionar. De manera que la recomendación es controlar con la mayor eficiencia posible, y dependiendo de las malezas presentes, generar acciones que ayuden a mantener el lote limpio durante el invierno", dijo.

"Hay que pasar el invierno", parafraseó Martín Marzetti, gerente de la REM de Aapresid. Para lograrlo, cita dos grandes opciones: "La primera es el barbecho químico, haciendo las aplicaciones que sean necesarias. Aunque normalmente se trate de una en el otoño y otra en primavera, ésto dependerá de la zona, el año y las malezas presentes". La segunda opción es incluir un cultivo de invierno, para cosecha o de cobertura. En cualquiera de los casos, buscando que el cultivo compita con las malezas que intentan nacer en esta etapa del año.

"Sea cual sea la opción adoptada, lo importante es no dejarle libre la cancha a las malezas", subrayó Marzetti. "Es fundamental sembrar sobre un lote limpio. Y limpio, es limpio. Aunque parece algo sencillo de comprender, el no cumplimiento de esta premisa es la principal causa de lotes sucios con rama negra. Asegurarnos de que el lote esté limpio puede requerir, en determinadas situaciones, atrasar algunos días la siembra. Pero esto es siempre preferible a lidiar con un lote sucio hasta la cosecha", concluyó.

EL LUGAR DEL HERBICIDA."La estrategia de barbecho más adecuada para cada lote dependerá de varios factores: cultivo a sembrar, genética a sembrar (por ejemplo RR, STS, CL), tipo y estado de malezas, productos disponibles y precios. Claramente, el producto herbicida es uno más de varios factores", dijeron Bert y Satorre.

Pero otra de las distancias que surgen respecto del viejo manejo, es que el hecho de planificar los barbechos desde temprano, da la posibilidad de incorporar algunos herbicidas residuales. En palabras de los especialistas, se describen como "una herramienta indispensable para lograr buenos controles de algunas malezas difíciles, evitar el establecimiento de las mismas (anticiparse al problema) y disminuir número de aplicaciones reduciendo los costos", indicaron.

"La recomendación de buscar de controlar malezas difíciles cuando están en su estado de semilla con herbicidas residuales, puede resultar la opción más segura porque no le estamos dando chances a las malezas a que prosperen y en su estado adulto generen mecanismos para sortear aplicacionespost emergentes", dijo Caporicci.

Por otro lado, Caporicci reafirmó que en malezas como Raigrás anual, que son de ciclo invernal, son recomendables aplicaciones tempranas (abril/mayo) de herbicidas residuales que cubran las distintas camadas de esta malezas.

Estrategias de manejo. ¿Cómo abordar el manejo? El otro nuevo concepto que impone el manejo de barbecho es que cada lote es una situación singular (dependiendo de su historia, cultivos, manejos, etc.) que merece un análisis particular.

"Siempre nos referimos a una concepción más amplia que la simple elección del herbicida para controlar a las malezas: se trata de implementarlo bajo un enfoque de sistemas. Y considerar que no sólo del barbecho depende el destino de las malezas; otras múltiples decisiones asociadas al diseño del sistema productivo como las rotaciones, intensidad de uso de la tierra, proceso de cosecha, etc., también condicionan su presencia", advirtieron Bert y Satorre en su informe.

En el lote, se refuerza la necesidad de comenzar a pensar el barbecho desde temprano y en base a un constante monitoreo. Las estrategias, los productos y los momentos de intervención son importantes, pero funcionarán integralmente si responden a una planificación temprana y a decisiones apoyadas en un diagnósticoconstante. "De otro modo, es posible que incrementen nuestros costos, con resultados variables y, por qué no, se conviertan en parte del problema que pretendemos resolver, o en el germen de otros nuevos problemas", agregaron.

"Monitoreo, monitoreo, monitoreo", recomendó Marzetti. Ninguna decisión puede tomarse sin un adecuado monitoreo. Esto implica ir periódicamente el lote, recorrerlo y anotar lo que se observa.

Comentarios