Ovación
Viernes 21 de Octubre de 2016

Banderazo por duplicado: los leprosos se congregaron en el Coloso y en el Obelisco

Con fuegos artificiales, cantos y banderas, los leprosos esta vez se congregaron en el Coloso y en el Obelisco.

En el Coloso Marcelo Bielsa del parque Independencia y en el Obelisco, de Buenos Aires. Esos fueron los dos lugares que los hinchas de Newell's eligieron para celebrar un nuevo banderazo previo al clásico 263 de la historia entre leprosos y canallas. Miles de simpatizantes colmaron tres plateas de la cancha, cantaron, tiraron fuegos artificiales y aplaudieron a los jugadores que salieron al césped, pero esta vez sin la pelota en los pies. Ya un clásico de la liturgia rojinegra.

Tres puertas del estadio se abrieron a las 18 (con unos 110 efectivos policiales en custodia). La familia leprosa cubrió dos tribunas de la popular norte, la popular sur y la tribuna baja de la platea este. Y a las 19 todo era una fiesta que duró por espacio prácticamente de hora y media

"El domingo tenemos que ganar" fue uno de los hit que se escuchó cuando el plantel (que horas antes había entrenado en Bella Vista) y el técnico Diego Osella salieron al campo.

Primero caminaron juntos y tranquilos mirando a la hinchada, luego se unieron en un abrazo, saltaron y cantaron, antes de sacarse la foto de rigor bajo el arco ubicado en dirección al Hipódromo.

"Hay más gente que en el último banderazo, esta es una fiesta que se repite desde el 1996", recordó desde la comisión directiva del club, Carolina Etchart. Mientras la responsable de prensa destacó que la bandera con la frase "El orgullo de ser grande teniendo todo en contra", se estrenó en esta ocasión.

En Buenos Aires, la Peña Villa Amelia y la Filial Leprosa, convocaron al Obelisco para replicar el banderazo rosarino. También hubo fuegos y cantos al ritmo de redoblantes. Pasión leprosa en tierras porteñas.

Comentarios