Edición Impresa
Sábado 13 de Septiembre de 2014

Bajos precios y mucha agua

El sector agrícola en la Argentina enfrenta un escenario de corto plazo con varias luces de alerta. Por un lado, la decisión de los productores agropecuarios de demorar las ventas de soja y retener un volumen cercano al 40 por ciento de la cosecha...

El sector agrícola en la Argentina enfrenta un escenario de corto plazo con varias luces de alerta. Por un lado, la decisión de los productores agropecuarios de demorar las ventas de soja y retener un volumen cercano al 40 por ciento de la cosecha empieza a encontrar sus límites ya que, según estimaciones privadas, por la caída de las cotizaciones esta estrategia generó pérdidas por 1.440 millones de dólares.

A eso se le suman además los graves inconvenientes que generarán los efectos de las últimas inundaciones en la provincia de Buenos Aires sobre la campaña de granos finos. Los últimos reportes indican que la cosecha triguera del ciclo 2014/15 podría sufrir graves pérdidas por las inundaciones en el distrito más importante del país..

Justo cuando, como informó esta semana el GEA de la Bolsa de Comercio de Rosario, la siembra triguera finalizó sin que se efectuaran ajustes significativos en la superficie implantada. De esta forma, con 4,36 millones de hectáreas, el cultivo consolida un aumento interanual del área del 16,5 por ciento.

En cambio, el GEA da cuenta de una caída del 16 por cientodel área maicera para 2014/15, teniendo en cuenta que la superficie implantada con el cereal caería unas 700 mil hectáres y se cubrirían sólo 3,7 millones. La siembra del cultivo viene retrasada por falta de piso a causa de las continuas lluvias.

"Las condiciones agroclimáticas son óptimas para el cereal pero los rindes de indiferencia son más altos que en la campaña pasada. Además, la reducción de área destinada a maíz también obedecería a las postergaciones de las decisiones de siembra", precisó el GEA. "Si la situación cambiara y hay aumentos en las siembras tardías de noviembre y diciembre, la caída de la superficie destinada al cereal se vería amortiguada", agregó.

emergencia. Esta semana, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, anunció beneficios impositivos y líneas de crédito para productores de 55 distritos de esa provincia afectados por las inundaciones.En Buenos Aires, unas 12 millones de hectáreas de 56 distritos de los 111 se encuentran en "emergencia hídrica" por las intensas lluvias.

Scioli estuvo reunido con representantes provinciales de Coninagro, Federación Agraria Argentina, Carbap y la Sociedad Rural, quienes reclamaron que se atiendan cuestiones tributarias y también la situación financiera de productores que están endeudados con bancos oficiales.

A este crítico escenario a futuro se suman las consecuencias financieras de la estrategia de retención de mercadería.

El director de la consultora Agripac, Pablo Adreani, señaló que "si se valorizan las pérdidas que tuvieron los productores por la baja del mercado, se llega a una cifra total de 1.440 millones de dólares".

Según indicó "sabemos que la mayoría de los productores que tienen soja guardada en los silos, y todavía no la han vendido, han dejado pasar precios de 330-340 dólares (neto de retenciones a la exportación), un producto que cotiza a 275 dólares".

Un informe del centro de estudios económicos de la CTA (Cifra) advirtió sobre los riesgos que enfrentan los productores de soja que retienen exportacionesl. El precio de la soja por tonelada cayó a 449 dólares durante los primeros 20 días de agosto, con una caída del 17,8 por ciento desde mayo. "En la actualidad, requerirían un tipo de cambio cercano a $11 por dólar para alcanzar la ganancia en pesos que hubieran obtenido si liquidaban sus exportaciones en mayo", detallaron los economistas de esa entidad.

Comentarios