Ovación
Lunes 11 de Julio de 2016

"Bajo presión demostramos que tenemos unos ovarios tremendos"

Sofía Villarroya destacó el espíritu de Provincial para al menos conseguir una medalla.

Cabeza, físico, corazón, espíritu y la Liga Nacional como una motivación natural. Ganas enormes de ganar algo. Bajo esos conceptos hablaron las referentes de Provincial, medallistas de bronce y su entrenador Ernesto Morlan. Nerviosa ante los micrófonos, el cerebro del equipo, Sofía Villarroya, se refirió al por qué del logro del Rojo: "Somos hijas del rigor. Bajo presión demostramos que tenemos unos ovarios tremendos. Está mal, deberíamos estar así siempre, pero somos hijas del rigor. Hoy (por ayer) estuvimos bien físicamente pero más que nada de la cabeza y pudimos sacar una amplia referencia. Nos queríamos ir con una medalla y por suerte se pudo dar", tiró. Y se ilusionó con que este resultado ayude a mejorar la performance en el Torneo del Litoral, en el que el andar no es el soñado.

   La arquera Nadín Lacas, quien antes de viajar le confió a Ovación que iban muy conscientes de cada posibilidad, relató: "Podíamos estar en lo más alto y en lo más bajo también, así que vinimos con confianza pero no confiadas y hubo niveles altos de muchas jugadoras. Las de habitual nivel alto estuvieron pero además subieron otras chicas que siempre están ahí, sin tomar decisiones o de perfil bajo. Y hubo mucha confianza entre nosotras, del equipo que no estábamos encontrando en Rosario: la constancia, el esfuerzo, el saber cuándo parar, manejar los tiempos. La Liga nos motiva porque encontramos el grupo, la pasamos muy bien en estos viajes, estamos muy unidas".

   La capitana Julieta Acosta, por su parte, se refirió a las ganas que había de llevarse un premio: "Fuimos el equipo que tuvo la iniciativa todo el partido. Demostramos quién tenía más ganas de ganarlo. Dimos todo lo que podíamos. No teníamos más piernas pero fuimos inteligentes y corrimos cuando hubo que correr. El primer objetivo era no descender (quedaron los semifinalistas, descendieron del 5º al 8º), pero no nos íbamos a conformar solamente con eso, así que salimos con todo. Lo mejor que tuvimos fue la cabeza, porque no empezamos a correr para cualquier lado que ese es nuestro peor juego. Así que estoy muy contenta de cómo planteamos el partido".

   Acalambrada hasta el tuétano, aún acostada en el cemento del estadio de Godoy Cruz y con el masajista sobre sus espaldas, Rocío Cáldiz, dijo sobre lo que les genera la Liga, que siempre les dispara un rendimiento superior al habitual: "No sé por qué, si es porque tiene un condimento especial o qué pero a los torneos nacionales lo tomamos diferente y se vio acá. Teníamos una zona muy complicada, lo pudimos resolver demostrando que queríamos ganar, no se pudo dar en la semi pero llegamos con lo último al domingo y con más ganas de ganar y así fue. Tenemos la medalla colgada". Y agregó: "Estos torneos están buenísimos y a todas las jugadoras nos gusta, pero nosotras tenemos siempre esa motivación especial, es de lo más importante de Argentina. Es seguir y llevar a Provincial a lo alto".

   Y el DT Morlan, lo explicó así: "Tuvimos muchas ganas de ganar algo y eso se plasmó en los partidos que jugamos. Y este por el tercer puesto lo hicimos con la cabeza, porque ya no daban más las piernas. Tuvimos más cabeza".

   Sobre el hecho de que de los tres equipos rosarinos que vinieron a Mendoza, sólo Provincial haya mantenido la categoría (se fueron Plaza y Gimnasia), reflexionó: "Por un lado es un orgullo y por otro lado me parece terrible,lamentablemente nos tuvimos que matar entre nosotros porque estábamos todos en la misma zona. Rosario se tiene que replantear muchas cosas y apuntar a lo que necesitamos, como mejorar las divisiones menores".

Plaza y GER quedaron con una bronca enorme

Plaza y Gimnasia tuvieron que jugar ayer el partido que en realidad nadie quiere afrontar. El que te lleva a tratar de no ser último. Y fue triunfo para las chicas del Pasaje Gould por 4 a 2 en el estadio Malvinas Argentinas. "Un partido que fue un dolor de ojos", dijeron por ahí. No era para menos.

   Tanto las chicas de Atlético del Rosario como las de GER quedaron muy golpeadas anímicamente tras haber quedado afuera de las semifinales el viernes y por ende descendieron. De manera que no pudieron levantar cabeza ni el sábado para pelear por el quinto lugar, ni ayer, aunque Atlético fue el menos peor. Claro que nada las va a conformar: fueron terceras el año pasado.

   El esfuerzo económico que hicieron para cubrir las fortunas que implica la participación (y que los jugadores pagan de su bolsillo), al sacrificio de los entrenamientos a altísimas horas en el Mundialista en pleno invierno y pensados para esta Liga, sumado a los descensos y a lo rápido que se escurrió el torneo no podían menos que mostrar rostros de tristeza las chicas de Gimnasia, que tras cerrar su participación estuvieron viendo los partidos de definición. Las de Plaza prefirieron quedarse en el hotel.


Comentarios