Domingo 30 de Abril de 2017

Bajó 22 kilos y su perro primero no lo reconoció pero el olfato no lo engaña

El dueño estuvo cinco semanas internado y adelgazó hasta volverse casi irreconocible. Aunque no para su fiel mascota.

Shane Godfrey bajó 22 kilos luego de estar hospitalizado y su perro no lo reconoció. Pero la vista en ocasiones engaña, no así el olfato, y el perro Willie lo sabe bien.
Godfrey estuvo muy enfermo y al borde de la muerte, internado en un hospital de Sanford, Carolina del Norte. Cinco semanas después regresó a su casa, ansioso por reencontrarse con su perro Willie.
Pero el perro no lo reconoció y pasó algún tiempo ladrándole desde lejos. Hasta que se acercó, lo olfateó y entonces sí, dio rienda suelta a su alegría por reencontrarse con su dueño.
El episodio quedó registrado en video, el que no tardó en viralizarse y acercarse a las 400 mil visitas.
Embed

Comentarios