El Mundo
Martes 05 de Julio de 2016

Bagdad: sube el número de muertos

La cifra de muertos en el atentado terrorista del domingo en un popular barrio comercial shiíta de Bagdad aumentó a 213, lo que lo convierte en uno de los peores desde la caída de Saddam Hussein en 2003. Además, había más de 300 heridos, muchos de gravedad.

La cifra de muertos en el atentado terrorista del domingo en un popular barrio comercial shiíta de Bagdad aumentó a 213, lo que lo convierte en uno de los peores desde la caída de Saddam Hussein en 2003. Además, había más de 300 heridos, muchos de gravedad. El Departamento de Estado norteamericano habló de un "asesinato en masa" de inocentes y proclamó una lucha sin cuartel contra el autodenominado Estado Islámico. El atentado ha empeorado aún más la ya mala relación entre la población iraquí y su gobierno, considerado inoperante y corrupto.

El atentado con coche bomba fue cometido por un terrorista identificado del Isis contra la gente que salía a hacer compras en el céntrico distrito de Karada para celebrar el final del mes de ayuno del Ramadán. Entre las víctimas hay muchas mujeres y niños. La detonación de un camión bomba, un vehículo de tipo térmico, y el incendio posterior, destruyeron varios edificios casi por completo. Un centro comercial quedó convertido en una lúgubre cueva oscura, totalmente cubierta de tizne.

La bomba explotó a la 1de la madrugada, una hora en la que los iraquíes salieran a comprar regalos para la fiesta del Eid al Fitr, que marca el final del Ramadán, y a cenar, ya que durante las horas de luz la tradición marca que hay que hacer ayuno.

En un comunicado el Estado Islámico se atribuyó el ataque y dijo que estuvo dirigido contra los shiítas, a los que calificó de "renegados". El Isis considera "herética" a la rama shiíta del islam y ya ha cometido muchos ataques contra este sector de la población, mayoritaria en Irak. Debe decirse que muchos islámicos sunitas ortodoxos también consideran herejes e infieles a los shiítas.

El número de víctimas podría seguir aumentando porque había aún muchos cadáveres sin identificar y seguían aparecieron restos bajo los escombros. Delante de los hospitales de Bagdad, la gente hacía cola para recibir información sobre familiares desaparecidos.

El atentado se produjo una semana después de que la milicia terrorista perdiera su bastión de Fallujah, derrotada por el ejército y las milicias shiítas iraquíes.El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, anunció tres días de duelo y nuevas medidas de seguridad. Entre otras medidas, ordenó al Ministerio del Interior reforzar los controles de los vehículos en las calles de la capital iraquí. El gobierno que preside Abadi es muy impopular en Bagdad y el resto del país por su incapacidad para detener este tipo de atentados.

Comentarios