Agroclave
Lunes 04 de Julio de 2016

Báez negó ser el "testaferro" de los Kirchner

El empresario Lázaro Báez, preso en el penal de Ezeiza por estar involucrado en una causa por lavado de dinero, negó ayer ser "testaferro de Cristina Fernández ni de la familia Kirchner" y afirmó que hay una "mano extraña" en la investigación porque, a su criterio, "el hilo se corta" en él y no prosigue al resto de la supuesta red de corrupción.

El empresario Lázaro Báez, preso en el penal de Ezeiza por estar involucrado en una causa por lavado de dinero, negó ayer ser "testaferro de Cristina Fernández ni de la familia Kirchner" y afirmó que hay una "mano extraña" en la investigación porque, a su criterio, "el hilo se corta" en él y no prosigue al resto de la supuesta red de corrupción.

"No soy testaferro de Cristina ni de la familia Kirchner. Un testaferro no pediría, en la causa y por escrito, que se investigue la obra pública. Porque,aparentemente, todo el mundo pretende que se corte el hilo en Báez", afirmó el empresario.

Báez realizó esas declaraciones en la cárcel donde está detenido desde el 5 de abril pasado por orden del juez federal Sebastián Casanello por la causa conocida como la ruta del dinero K.

El dueño de Austral Construcciones SA negó también que mantenga un pacto de impunidad con Cristina y, al respecto, insistió en señalar que ha reclamado "la investigación, precisamente, de la obra pública".

Luego eludió afirmar si la ex mandataria lo traicionó, pero sí señaló que "acá hay demasiada mano extraña para que el hilo se corte en Báez".

En ese sentido, se refirió a los insultos que sufrieron sus hijos la semana pasada en el Aeroparque Jorge Newbery, al bajar del avión que los trasladó de Río Gallegos (Santa Cruz) a Buenos Aires, vuelo que también contó entre sus pasajeros al diputado nacional e hijo de Cristina, Máximo Kirchner, quien sin embargo no fue escrachado.

Al respecto, Báez dijo que "esa es una expresión clarita" de la mano rara a la que aludió y explicó: "A mis hijos los insultaron, mientras que atrás sale el hijo de la ex presidenta, muy amable, todo el mundo con una recepción fantástica. Pero nosotros no éramos los que manejábamos los intereses del país ni tampoco, como dicen, los que direccionaban la obra pública".

Acerca de si el escrache a sus hijos y no a Máximo fue organizado por el kirchnerismo, Báez sostuvo que no podría afirmarlo pero enfatizó que sí "estuvo armado".

Por último, negó que él sea un preso VIP, como mencionaron algunas publicaciones, y señaló que no se beneficia con "ningún privilegio" en el penal.

Comentarios