El Mundo
Lunes 24 de Octubre de 2016

Bachelet y el oficialismo chileno, derrotados en elecciones municipales

La coalición de la presidenta perdió Santiago y otras ciudades clave a manos de la formación de derecha Chile Vamos

La derecha chilena logró ayer una victoria muy amplia sobre el oficialismo de la presidenta Michelle Bachelet en las elecciones municipales chilenas. La concurrencia resultó históricamente baja, en gran medida porque desde 2012 el voto no es obligatorio. Lo cierto es que la coalición oficialista Nueva Mayoría perdió en ciudades de primera magnitud, incluida Santiago. La coalición de centroderecha Chile Vamos se impuso con holgura en la capital y otros municipios clave.

Unos 14,1 millones de ciudadanos estaba habilitados a votar por alcaldes y concejales de las 346 comunas del país, en las sextas elecciones locales desde el retorno a la democracia. En Santiago la actual alcaldesa, la socialdemócrata Carolina Tohá, fue derrotada por el candidato de la derecha Felipe Alessandri. Este se impuso por 47 por ciento a 36 por ciento. Chile Vamos también vencía además en municipios clave, como Maipú, Ñuñoa y Providencia, donde triunfó la ex candidata presidencial Evelyn Matthei. La nota diferente la dio el independiente Esteban Sharp en Valparaíso, donde se impuso con holgura a las dos coaliciones. Con 92 por ciento escrutado, la participación apenas superaba el 32 por ciento del padrón. Muy temprano, Bachelet fue una de las primeras en votar. La mandataria hizo un llamado a acudir a las urnas, ante los justificados temores de que la jornada se cerrara con alta abstención. Además, Bachelet protagonizó la anécdota del día: se olvidó de firmar el libro de constancias y tuvo que volver a la mesa. Desde la instauración del voto voluntario en 2012, el fantasma de una abstención masiva, como la de ayer, persigue al sistema político.

En la mitad de su mandato, los comicios eran un test para Bachelet, y no lo pasó. Su segunda presidencia quedó marcada por el escándalo que involucra a su hijo Sebastián Dávalos, que arrastró su popularidad. Anoche la mandataria habló para admitir, que "debemos perfeccionar nuestro sistema electoral", y con esto "debemos devolverle el poder a los ciudadanos". Asimismo pidió"preguntarnos si estamos ofreciéndole a los ciudadanos respuestas a sus demandas". Ante la derrota y la abstención, alertó que "la fortaleza de nuestra democracia está afectada". Pero "debemos escuchar este llamado de atención, porque tiene fundamento", dijo la presidenta chilena.

Comentarios