Jueves 26 de Enero de 2017

Avruj afirmó que reforzar controles migratorios "no implica xenofobia ni discriminación"

El secretario de Derechos Humanos dijo que aquel inmigrante que haya tenido antecedentes legales en su país pero haya cumplido su pena "se va a evaluar el caso"

El secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, aseguró hoy que la decisión del Gobierno de reforzar los controles migratorios "no implica xenofobia ni discriminación", y aclaró que "no viola en absoluto tratos internacionales".
"Tiene que ser claro que para nosotros y para la sociedad que trabajar más en los controles no implica xenofobia ni discriminación. Seguiremos siendo un país de puertas abiertas, apostando al mosaico de identidades", enfatizó Avruj.
En tanto, precisó que aquel inmigrante que haya tenido antecedentes legales en su país de origen pero "han cumplido" su pena, "se va a evaluar el caso y si no ocasiona ningún perjuicio a la Argentina no va a tener ningún inconveniente en ingresar al país".

Avruj
"Es un paso muy importante", dijo Avruj, secretario de Derechos Humanos.
"Es un paso muy importante", dijo Avruj, secretario de Derechos Humanos.
"Hay un tiempo que debe pasar cualquier detenido una vez que cumple una pena hasta que queda liberado de esos antecedentes, que son entre dos y tres años posteriores al cumplimiento de esa pena. Aquel que ya haya cumplido, se va a evaluar el caso y si no ocasiona ningún perjuicio no va a tener ningún inconveniente en ingresar al país", señaló en declaraciones a radio El Mundo.
En tanto, especificó que el gobierno de Mauricio Macri está "hablando de controles para aquellos que vienen a delinquir, y ser muy severos con aquel inmigrante que viene sin tener sus papeles en regla".
"Los controles se van a hacer y son para aquellos que tienen causas penales, para los que consideraban que la Argentina es un lugar fácil para delinquir. Son controles que están estipulados en la ley", manifestó.

"Los controles se van a hacer para los que consideraban que la Argentina es un lugar fácil para delinquir"
Por último, consideró que "las políticas migratorias requieren una posición del país que va a recibir, el diálogo permanente con sus vecinos, y una cuestión de respeto y no de implantar un discurso sobre el otro". "Fuimos, somos, y seguiremos siendo un mosaico de identidades y un país de puertos abiertos", sentenció.

Comentarios