Edición Impresa
Miércoles 26 de Febrero de 2014

Avanzar o quedarse a mitad del río

El autodrómo Juan Manuel Fangio revivió gracias a esta gestión de gobierno, municipal y provincial.

El autodrómo Juan Manuel Fangio revivió gracias a esta gestión de gobierno, municipal y provincial. De eso no hay dudas. El aporte del Estado fue clave para que Rosario volviera a ser una plaza  automovilística de importancia, y la llegada de categorías como el Súper TC 2000 y su hija mejor el TC 2000, y el Top Race así lo certifican. Se trabajó duro y a contrarreloj para tenerlo listo en abril de 2012. Y  a dos años de esa decisión política tan esperada por los tuercas de la ciudad y su gran zona de influencia, se hace necesario reformular objetivos.

Dicen que lo difícil no es llegar, sino mantenerse. Y está muy bien que vuelva en marzo el TR y pronto seguramente las otras dos categorías. Pero mantenerse significa también crecer. Y crecer significa  adecuar al Fangio para albergar al Turismo Carretera, la top. Y adecuarlo significa alargar la pista mil metros sobre la recta opuesta hacia el Parque de los Constituyentes y preparar las adyacencias para el  camping de sus seguidores.

El terreno del autódromo ofrece esas posibilidades y hay que poner manos a la obra, para tener también al gran parque del Turismo Nacional, hoy algo imposible por esa gran cantidad de autos en un dibujo  que resulta chico. Es más inversión y más decisión política, porque más tarde o más temprano se planteará el dilema de avanzar o quedarse a mitad del río.

Comentarios