La ciudad
Miércoles 07 de Septiembre de 2016

Avanza una obra clave para evitar anegamientos en barrio Agote

Se trata de un gran desagüe pluviocloacal que beneficiará también a Pichincha. Drenará el agua ante intensas precipitaciones.

La construcción del desagüe pluviocloacal denominado "Conducto interceptor Vera Mujica (etapa III)" estará culminada para mediados de 2018. Se trata de una postergada obra de envergadura que significará un importante alivio en momentos de intensas lluvias en el macrocentro, principalmente en la zona de la estación de ómnibus y de Pichincha.

En el obrador ubicado frente a la barranca, a la altura de la rotonda de avenida Francia, el ministro de Infraestructura provincial, José Garibay, estimó que "la obra va a estar funcionando en un año y medio, finalizada recién en 20 meses aproximadamente".

Esto llevará a que, al menos en ese sector del denominado parque de la Arenera, pueda realizarse la inversión que debe cumplir la desarrolladora inmobiliaria de las torres Maui, como parte del convenio público-privado que firmó con el municipio y fue rubricado por el Concejo (ver página 11).

La obra del conducto Vera Mujica demandará una inversión de 144 millones de pesos. Así lo rubricaron en marzo pasado la intendenta Mónica Fein y el gobernador Miguel Lifschitz con la Unión Transitoria de Empresas (UTE) integrada por Obring y Edeca.

Con movimiento de tierras y con máquinas trabajando también sobre calle Francia, esta obra apunta a mejorar el nivel de protección de un importante sector de la ciudad comprendido por las calles Vera Mujica, Pellegrini, Avellaneda y Bordabehere, abarcando una superficie de 265 hectáreas.

Túneles. Desde Aguas Santafesinas, encargada del desarrollo del proyecto, señalaron que con esta nueva obra, los antiguos túneles pluviocloacales existentes debajo de las calles Montevideo, 3 de Febrero y Córdoba, y las cañerías que aportan al inicio de los túneles de calles Tucumán y Brown, serán captados a la altura de calle Vera Mujica, mediante la ejecución de cámaras interceptoras, derivando sus caudales directamente al río.

Con esta infraestructura disponible, el agua de lluvia que llega al macrocentro quedará dividida en tres "cuencas": desde Oroño al río; entre éste bulevar y Vera Mujica, y desde esta calle hasta bulevar Avellaneda. "Esta última disminuirá a la mitad el escurrimiento pluvial, que por el momento impacta en la cuenca de Oroño", detallaron funcionarios de Aguas.

La obra comprende la construcción de un conducto (excavando en el terreno al estilo minería) de hormigón armado de 2,80 metros de diámetro, que se desarrollará desde calle Córdoba hasta su descarga final en el río Paraná, en las cercanías del Emisario 9, con una longitud de 2.050 metros, dando continuidad a los dos tramos ya existentes desde Crespo y Pellegrini hasta Córdoba y Vera Mujica.

Esta tercera etapa es la culminación de un proceso que se inició en 2001, cuando se realizó el primer tramo aprovechando la construcción del nuevo Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca). En ese momento se hizo el conducto desde Pellegrini y Crespo hasta Vera Mujica y 3 de Febrero. En 2004 se ejecutó la segunda etapa, entre 3 de Febrero y Córdoba. Actualmente estos conductos funcionan como reservorios de agua que luego se bombean al túnel que va por debajo de calle Córdoba.

Comentarios