La ciudad
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

Automovilistas, peatones, vecinos y usuarios, divididos por el Metrobus

La muerte de un hombre atropellado por un ómnibus el fin de semana reavivó el debate. Pros y contras de un servicio innovador.

Los carriles exclusivos para colectivos sobre avenida Alberdi funcionan hace cuatro meses y medio. En este período, automovilistas, peatones y usuarios del transporte público debieron acostumbrarse a las nuevas normas de circulación por esa arteria y a las nuevas formas que, en consecuencia, adquiere el tránsito. Quienes se desplazan por la zona en vehículo particular reparten quejas sobre la fluidez de la circulación y los problemas que genera el estacionamiento sobre la avenida, que es a 45 grados. Los peatones asumen que ahora se hace fundamental respetar los semáforos y sendas a la hora de cruzar, algo que muchos pasaban por alto. Los pasajeros de los colectivos, que en un principio planteaban quejas respecto de la ubicación de las dársenas, sostienen que el carril exclusivo acortó notablemente los tiempos para llegar y volver del centro.

El Metrobus Norte empezó a funcionar el pasado 30 de junio y transformó el modo en el que los rosarinos circulaban por avenida Alberdi, una de las vías de acceso al centro desde la zona norte. Significó la creación de un carril exclusivo en cada uno de los sentidos de circulación. De este modo, a ambos lados del cantero central pasaron a transitar solamente colectivos urbanos e interurbanos, con paradas nuevas en seis dársenas ubicadas en medio de la avenida, en vez de en las esquinas.

El cambio se implementó en el segmento de la avenida que va desde Génova hasta Avellaneda.

Esta reestructuración tuvo como objetivo agilizar los tiempos que las diez líneas de transporte urbano e interurbano tardan en conectar zona norte con el centro. Y, según aseguraron varios usuarios del colectivo, fue logrado. "Yo tenía mis dudas con esto de que las paradas están en el medio de la avenida, pero en este tiempo que estuvo funcionando se llega mucho más rápido. Ojalá lo hagan también en Rondeau", sostiene María Inés, que todos los días se toma el 107 en la dársena de Juan José Paso. "Sobre todo a la mañana temprano y al mediodía, que es cuando hay más autos, porque la gente va a trabajar y los chicos entran y salen de la escuela", agrega.

La otra mirada. El dato no es menor, porque son justamente esos momentos del día de los que se quejan los automovilistas. La mayoría coincide con el reclamo: la circulación de autos particulares quedó reducida a dos carriles. Pero el problema al que todos hacen referencia tiene que ver con la convivencia entre los autos que circulan y los que están estacionados.

Sobre Alberdi, antes y después de la concreción de esta obra, el estacionamiento es a 45 grados de frente. "Para estacionar no hay problema, porque se entra fácil, pero cuando querés salir con el auto y tenés que dar marcha atrás, en hora pico es un caos. Nadie te da el paso y además frenás a todos los que vienen por el carril de afuera", sostiene un automovilista.

Marcos, en tanto, propietario de un Renault Clío, dice que este problema se repite en las calles perpendiculares, adonde antes se estacionaba paralelo al cordón y, ahora, se hace a 45 grados. "Te queda un solo carril para circular, así que pasa lo mismo", detalla.

Otro reclamo que aparece respecto de los autos estacionados es el largo de los vehículos que aparcan allí. Si exceden los límites, pueden generarse dos problemas: algunos dejan una parte de la culata sobre el carril externo de circulación, lo que entorpece el tránsito; otros resuelven evitar este problema subiendo las ruedas delanteras a la vereda, perjudicando a los peatones.

Peatones. Quienes circulan a pie por la avenida Alberdi reconocen que, ahora, deben respetar las sendas peatonales y los semáforos para cruzar la arteria, ya que no hacerlo EM_DASHademás de indebidoEM_DASH es más riesgoso.

De hecho, el sábado pasado, cerca de las 19.30, un hombre de 45 años que cuidaba autos en la zona murió tras ser embestido por un interno de la línea 103 en avenida Alberdi y French. Según la investigación, la víctima vio que se iba una persona sin pagar y cruzó la arteria cuando no le correspondía.

Algo es seguro, la experiencia del Metrobus Norte suma adhesión entre los comerciantes, por lo que suma fuerza la idea de extrapolarlo a la zona sur. Allí, los comerciantes de la avenida San Martín tuvieron reparos de que el carril exclusivo llegara a esas latitudes, por lo que el municipio avanza ahora con la idea de reeditar una línea de trolebuses.

Comentarios