La ciudad
Viernes 01 de Julio de 2016

Aún no se sabe si todos los súper acatarán el descanso dominical

La firma Coto decidirá recién hoy si cerrará sus locales cuando en dos días comience a regir la ley en Rosario

Cuando faltan dos días para que se aplique por primera vez en Rosario la ley de descanso dominical en grandes supermercados, todavía no se sabe si todos los comercios involucrados la acatarán. La cadena Coto indicó que hoy definirá si abre o no sus bocas de expendio en Rosario, una decisión que podría conocerse sobre le mediodía. El resto de las firmas comunicó a sus empleados que no abrirán el domingo y rediagramaron los días de descanso.

Es más, el director de la empresa, Guillermo Calcagno, fue taxativo en diálogo con LaCapital. "Si determinamos finalmente cerrar, tendremos que despedir 200 personas una vez que se termine la conciliación obligatoria (dictada por el Ministerio de Trabajo de la provincia)".

Este domingo será el primero en que los súper deberán mantener sus persianas bajas. En el Concejo, tres concejales quisieron tratar sobre tablas un proyecto para postergar la entrada en vigencia de la normativa por cuatro meses, hasta tanto la Justicia resuelva sobre la constitucionalidad de la ley y la ordenanza rosarina, pero no contó con el aval de los demás ediles.

Coto y Jumbo acataron en las últimas horas la conciliación y reincorporaron a los trabajadores que habían echado vaticinando que la normativa haría caer las ventas. Además, Empleados de Comercio y otras entidades firmaron un acuerdo para ordenar la apertura de los locales los fines de semana en que coincidan feriados nacionales con el cierre dominical.

"Presentamos un proyecto para tratar sobre tablas, como último intento de frenar la aplicación de la ley de descanso dominical por 120 días. Nos parece que la ley es muy mala, que puede haber despidos y cierre de negocios con la prohibición de no abrir el día de mayores ventas", dijo el concejal del PRO, Carlos Cardozo, en referencia al proyecto que elaboró junto con su compañero de bloque, Gabriel Chumpitaz, y el edil Martín Rosúa.

"Los únicos perjudicados van a ser los trabajadores que van a cobrar entre 2.600 y 3 mil pesos menos todos los meses. Lo que pedimos es que no se aplique la ley hasta tanto "se dé el fallo judicial que resuelva la constitucionalidad de la ley y de la ordenanza", agregó Cardozo. Así, hizo referencia al fallo de la Justicia de Reconquista, que declara la inconstitucionalidad de la ley 13.441 y las ordenanzas de aplicación de dos localidades del departamento General Obligado. La Justicia de Rosario, si bien ha rechazado varias cautelares que solicitaban posponer la entrada en vigencia de la medida, aún no resolvió la cuestión de fondo.

Cardozo enfatizó: "La ley es tan mala que puede darse una situación de supermercados con persianas bajas y sus empleados convocados a trabajar los domingos".

Desde la Asociación Empleados de Comercio (AEC) remarcaron que hasta ayer, todas las cadenas de supermercados que este domingo deberán cerrar habían comunicado a sus empleados acerca de la no apertura y de la reorganización de los días de descanso, menos Coto, que lo definirá hoy.

En este sentido, algunos especulan con la posibilidad que esgrimió el mismo Cardozo: "que, manipulando la ley, hagan que los trabajadores se presenten el domingo a pesar de que el comercio no abra al público".

Conciliación acatada. Anteayer, las cadenas Coto y Jumbo resolvieron acatar la conciliación obligatoria dictada hace una semana por el Ministerio de Trabajo de la provincia y reincorporaron a los trabajadores. Coto había despedido a 58 empleados y Jumbo a 6, basándose en el mismo argumento: de aplicarse el descanso dominical, caerían las ventas.

Carrefour, que había echado a 55 trabajadores, fue la primera empresa en acatar la medida, pero Coto y Jumbo demoraron cinco días más.

"Se hicieron relevamientos con el Ministerio de Trabajo e incluso se citó a Coto para que diera explicaciones de por qué no acataban la resolución ministerial", explicó Walter Pereyra, de AEC. "Finalmente el miércoles a la mañana los trabajadores fueron citados para que se presenten y a última hora todos los despedidos de las dos cadenas habían sido reincorporados", agregó.

Acuerdo. Por otro lado, durante la mañana de ayer se celebró una reunión entre la Asociación Empresaria, AEC, la Cámara de Supermercados y otras entidades del sector para determinar qué ocurrirá cuando un feriado nacional caiga en fin de semana, como el próximo 9 de julio. En el encuentro se firmó un acta en la que se negoció que pasará los 25 de mayo, 20 de junio y 9 de julio hasta 2020. En esos días, la ley 13.441 prevé el cierre de los comercios, pero con el propósito de no afectar la actividad comercial durante fines de semana completos, se llegó a este acuerdo (ver infografía).

"Estamos convencidos de que esta ley debe ser para igual para todos y no sólo para algunos comercios, como los grandes supermercados", dijo ayer el director de Coto, Guillermo Calcagno. En este sentido, sostuvo que la empresa evaluará hoy si acata la ley que comenzará a aplicarse el domingo en Rosario.

"Somos una empresa que invierte dinero; estamos sumando 1.800 empleados en cuatro nuevas bocas que se abrirán hasta diciembre en Capital Federal y el Gran Buenos Aires", añadió.

No obstante, sumó: "Si este domingo cerramos en Rosario, una vez que se termine la conciliación obligatoria tendremos que despedir 200 personas porque la empresa está dimensionada para trabajar los siete días de la semana".

El directivo dejó en claro que Coto pretende "el Concejo recapacite y piense que, con el descanso dominical, el personal perderá alrededor de 3.000 pesos mensuales en su sueldo, un monto que se vuelca directamente en el funcionamiento de la ciudad".

Y remató: "Está claro que si una empresa permanecerá abierta menos días deberá necesitar también menos personal".

Comentarios