la_region
Jueves 22 de Septiembre de 2016

Audiencia por el caso del asesinato de Any Rivero

El caso del asesinato de la joven Any Rivero ante una discoteca de Capitán Bermúdez hace dos años parece encaminarse a su resolución definitiva al concretarse ayer en los Tribunales Provinciales de San Lorenzo —y con algunas tensiones— la audiencia preliminar en la que las partes presentaron en el tribunal la síntesis de su posiciones frente al juicio.

El caso del asesinato de la joven Any Rivero ante una discoteca de Capitán Bermúdez hace dos años parece encaminarse a su resolución definitiva al concretarse ayer en los Tribunales Provinciales de San Lorenzo —y con algunas tensiones— la audiencia preliminar en la que las partes presentaron en el tribunal la síntesis de su posiciones frente al juicio.

Numerosas entidades intermedias, partidos políticos, organizaciones defensoras de derechos humanos y familiares de víctimas de la inseguridad confluyeron ayer en la sede de San Carlos al 800 de los Tribunales sanlorencinos para solidarizarse con los familiares de Rivero en esta primera audiencia. La misma que debió realizarse el pasado miércoles 7, pero se suspendió a pedido de la defensa de los acusados, Brian "Gordo" González, conductor de la camioneta desde la que se efectuaron los disparos; Iván Galarza, autor material de la muerte y Brenda Villarruel, considerada como instigadora del crimen, el que se produjo tras que ese trío, junto a dos menores, fueron expulsados del boliche Stone, luego de protagonizar algunos incidentes.

Un aspecto inesperado lo ofrecieron los familiares de los acusados. Prolijos carteles diseñados con profesionalidad, y una llegada en ómnibus contratado a las cercanías de tribunales generaron conjeturas entre el público e incluso al personal judicial más antiguo que nunca había registrado tal situación.

Mónica, una militante de la Casa de la Memoria de Granadero Baigorria, indicó a LaCapital que "las tensiones vividas en los primeros momentos de la audiencia entre los familiares de las partes se diluyeron y en el plano judicial todo se desarrolló con normalidad".

Narcocriminalidad. Consultado por este diario, Norberto Olivares, abogado de la familia de Rivero, indicó que una de las rispideces de la audiencia fue su referencia a que el caso está atravesado por un componente de narcocriminalidad a partir de las relaciones de uno de los acusados con los sectores del narcotráfico con fuerte presencia en el barrio Copello de Bermúdez".

Olivares destacó la polémica sostenida con el fiscal por la calificación legal de "homicidio agravado por uso de arma de fuego", a lo que Olivares pidió que se sume el agravante de la participación de un menor.

El abogado destacó el ofrecimiento de 44 testigos periciales y que el juez Fillocco debe ahora resolver en días si acepta las acusaciones y las pruebas y dictaminar sobre las distintas cautelares presentadas y si se habilita el juicio oral".

Comentarios