Escenario
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Attaque 77: "Ya no tenemos que demostrar nada"

El cantante de la banda, Mariano martínez, adelantó cómo será "Triángulo de fuerza",

Después de siete años sin material nuevo, Attaque 77 volvió a los estudios a grabar. El grupo formado por Mariano Martínez (guitarra y voz), Leonardo De Cecco (batería) y Luciano Scaglione (bajo y coros) estuvo en plena actividad en el último tiempo con el disco acústico que grabaron en el teatro Opera, una gira que los llevó por todo el país y los festejos por el 25º aniversario de su emblemático y exitoso álbum "El cielo puede esperar". Sin embargo, no había ni noticias sobre canciones nuevas. Hace apenas días el trío rompió el silencio con "Volumen I", un EP que está disponible en las plataformas digitales y que funciona como adelanto de "Triángulo de fuerza", el próximo disco de la banda que saldrá en marzo.

"Volumen I" contiene cuatro temas: "Como salvajes", "A cielo abierto", "Ultima generación" y "Canto eterno", que cuenta con la participación especial de Peteco Carabajal en voz, violín y guitarra, y Vitillo Abalos en voz y bombo legüero. Estas canciones reafirman la potencia del trío, con un sonido actual que los lleva a nuevas búsquedas musicales y letras que atraviesan temáticas como la expropiación de los recursos naturales, el legado a las nuevas generaciones y las raíces de los pueblos originarios.

Attaque hoy regresa a Rosario para presentarse, a las 21, en el teatro Vorterix, Salta 3519. El grupo estrenará sus flamantes canciones y hará un repaso por los clásicos de su carrera. En charla con Escenario desde su hogar en las sierras cordobesas, el cantante Mariano Martínez adelantó cómo será "Triángulo de fuerza", habló de su descubrimiento del folclore y aseguró que la banda nunca tuvo un líder.

—El último disco de estudio de Attaque fue "Estallar", de 2009. ¿Por qué se tardó tanto tiempo en grabar material nuevo?

—Después de "Estallar" hicimos el disco acústico, que para nosotros fue muy entretenido y novedoso. Era como tener un grupo nuevo, porque tocábamos sentados una música mucho más tranquila. Estuvo tan buena esa experiencia que duró un par de años. Hicimos el show en el teatro Opera, donde se grabó el disco, y después nos fuimos de gira. La gira nos llevó por varios lugares del país y también fuimos a Brasil. Para nosotros el acústico fue muy renovador, porque también se sumaron músicos nuevos, como un cuarteto de cuerdas y Andrea Alvarez que tocaba la percusión. Eramos diez músicos en el escenario. La gira fue tan divertida que se estiró hasta el 2013 y 2014. El último show que hicimos fue con la Orquesta Sinfónica de Morón, que fue una experiencia impresionante, algo muy nuevo para nosotros. Pero en 2014 empezamos a plantearnos que necesitábamos material nuevo. Entonces empezamos a completar algunas composiciones que estaban a medio hacer, porque en la gira habíamos compuesto mucho. El proceso se retrasó por algunas cuestiones contractuales que necesitábamos definir. Si hubiese sido por nosotros el disco ya estaría completo, pero hay un montón de cuestiones que nos exceden a nosotros, como son los tiempos de una compañía discográfica, que tienen una gran complejidad. En una compañía vos te tenés que poner en la cola para sacar tu disco. Y tenés que esperar. Por eso sacamos el EP de adelanto. Queríamos sí o sí salir con algo nuevo este año.

—¿Cómo es "Triángulo de fuerza"? ¿Cómo anticiparías el disco?

—No puedo decir que es el mejor disco que hicimos hasta ahora porque para eso hay que tomar un poco de distancia. Y también hay que escucharlo completo. Lo que sí puedo decir es que siento que es el disco que más nos representa. A nosotros nos tocó grabar desde que somos muy chicos. Cuando grabamos nuestro primer disco teníamos 16 años. Entonces va cambiando la mirada y va cambiando el modo. Se va aprendiendo en el camino. Muchas veces uno termina un disco y dice: "Se acercó bastante a lo que quería pero no llegó". En nuestra carrera nos pasó de todo. Pero esta es la primera vez que yo siento que el disco realmente nos representa. Creo que es el resultado de la experiencia que hemos acumulado con todos los productores con los que hemos trabajado: Michel Peyronel, Juanchi Baleirón, Adrián Taverna y Alvaro Villagra. En Estados Unidos grabamos con Jim Wirt, que fue nuestro gran maestro en la producción. El acústico también nos aportó, porque fue una forma de desarmar toda la estructura que teníamos montada. Y por eso creo que llegamos a este punto.

—¿Hay nuevas influencias, cosas diferentes que hayan probado?

—Sí. Nosotros siempre decimos que el rock nacional tiene una identidad única, un sonido y una lírica que no se parecen a nada. Y eso tiene que ver con que nosotros tenemos el tango y el folclore en nuestro ADN. En los últimos años fuimos descubriendo eso y nos fuimos amigando con esos géneros. Cuando uno es más chico tiene el prejuicio de que el rock y el folclore están lejos. Y en realidad nada que ver. Creo que está bueno ir un poco por ahí, buscando en las raíces, en el ADN de nuestra música, porque es lo que la vuelve absolutamente personal. Hace algunos años me tocó producir a una banda de folclore de Córdoba, Los Sacha, y esa experiencia fue un descubrimiento total para mí. Eso me llevó a investigar a artistas increíbles del folclore que no conocía. Mis influencias siempre habían sido los Beatles, Elvis, Pappo y tantos otros. Pero nunca había buceado en el folclore ni en el tango. Y si vos te fijás en las letras de Manal te das cuenta de que tranquilamente podrían ser tangos. Creo que en esa vertiente está un poco el secreto de este disco: que están corridos los límites de ese sonido y esa estructura de canción que nosotros siempre tuvimos.

—Eso se ve muy bien en el tema "Canto eterno". ¿Cómo surgió ese tema?

—Cuando yo produje a Los Sacha, acá en Tanti, me junté con uno de los cantantes del grupo, Lucas Ninci, y con un amigo mío, Adrián Alvarez, para improvisar y tratar de componer canciones folclóricas. Queríamos ver que salía. Incluso yo en esa época no sabía tocar chacarera, porque mi escuela fue más el blues, el folclore de otro país (risas). Pero ahí aprendí el rasguido de la chacarera y nos pusimos a improvisar. "Canto eterno" viene de esa época. Hace un par de meses recuperamos esa canción y le dimos una vuelta para que sonara a rock, con batería y guitarras eléctricas. Cuando Peteco (Carabajal) estaba en el estudio yo le pregunté: "¿Qué es esto para vos? ¿Es chacarera? ¿Es un aire de chacarera?". Y él me dijo: "Es rock nacional". Me lo dijo con esa simpleza tan típica de él.

—Otro tema que sobresale en el EP es "A cielo abierto", que habla de las mineras y la expropiación de los recursos naturales. ¿Cómo nació esa canción?

—Nació leyendo las noticias. El tema ambiental es una cuestión muy postergada. Hay muchos intereses económicos en el medio con los que es muy difícil competir. Sin entrar en cuestiones partidarias ni criticar a ningún gobierno, creo que el mismo sistema democrático no ha logrado competirle a tantos intereses económicos. Por eso nuestro medio ambiente se está contaminando a pasos agigantados. Y este problema ni siquiera está en discusión. Yo tengo muchos amigos militantes de distintos partidos y para ellos este no es un tema a discutir. Es algo que no está ni cuestionado. Es una especie de atrocidad silenciosa que viene ocurriendo y seguirá ocurriendo. De la misma manera cada cinco cuadras hay un McDonald's que vende hamburguesas que son un veneno. Parece que los negocios están por encima del medio ambiente e inclusive de la salud.

—Attaque tiene casi 30 años de carrera, y es una banda que ha pasado por cambios, incluso ha cambiado de líder. ¿Por qué creés que el grupo resistió el paso del tiempo?

—En principio justamente porque no cambiamos de líder. El grupo no tenía un líder. Si nuestro líder se hubiese ido hubiésemos necesitado un líder nuevo. Sin embargo seguimos. Nosotros siempre funcionamos como grupo. Nos complementamos bien. La figura de Ciro (Pertusi) siempre fue vista como el líder porque estaba en el centro del escenario y era el cantante, pero en este grupo no era así. Nosotros nos habíamos planteado compartir esos roles, por eso Ciro se colgó la guitarra y yo y Luciano empezamos a cantar también. Nos manejábamos así, entonces en el momento en que Ciro se fue lo único que tuvimos que hacer fue seguir trabajando. A nosotros las crisis nos dieron la oportunidad de reinventarnos. La partida de Ciro fue una especie de inyección de energía nueva, era como tener un grupo nuevo pero con un montón de años de experiencia. Por ahí incluso nos alargó la vida, porque las fórmulas a veces se agotan. Hicimos un disco muy rápido, "Estallar", porque queríamos demostrar que estábamos vivos y que podíamos seguir. Ahora estamos establecidos en una situación más tranquila, de mucha libertad, ya no tenemos que demostrar nada. Pasamos por tantos altos y bajos en nuestra carrera que tampoco nos cuestionamos entre nosotros. Para mí mis compañeros son como hermanos, somos como una familia. Puestos todos en ese lugar incuestionable es más fácil trabajar.

—Este año se cumplieron 40 años de la salida del primer disco de los Ramones, que es todo un símbolo. ¿Por qué pensás que el punk rock, que se veía como algo efímero, sigue teniendo vigencia?

—Porque el sonido de los Ramones, y de ese disco en particular, fue tal vez la última revolución importante que ocurrió en el rock. Eso rompió con todos los esquemas. Fue un modo nuevo de interpretar la música, y esas influencias siguen hasta el día de hoy. En los 90 hubo un resurgimiento cuando Green Day se volvió muy popular, y eso no se agota. El punk, tanto en lo artístico como en lo social, fue la última revolución en el rock. Después hubo movimientos importantes, como el grunge o el brit pop, pero cuando yo escuché eso me sonaba a que ya lo había escuchado. El punk, en cambio, fue algo totalmente nuevo. Igual a mí ya no me gusta pensarme como banda punk, porque suena como algo antiguo. Nosotros somos un grupo de rock, simplemente, tratando de generar su propia identidad.

—Van a editar un disco después de años sin material nuevo. ¿Lo viven con mucha ansiedad?

—Sí, ansiedad sí. Igual lo que quiero en lo personal es quedarme contento con las canciones. El primer éxito que tiene que ocurrir con esto es que nos guste a nosotros. Yo quiero escuchar el disco y decir: me da lo mismo que cualquier tema salga como primer corte, que nos gusten todas las canciones. Lo que me sorprendió es que al pasar tantos años sin disco nuevo la gente lo pedía. Siempre se dice que los fans quieren escuchar los viejos temas, que se resisten a lo nuevo. En este caso se dio distinto. La gente estaba con muchas ganas de escuchar temas nuevos y, por lo menos en el círculo de fans más cercanos, el EP fue muy bien recibido.

"El sistema no funciona. Depende de nosotros tomar conciencia"

A lo largo de su carrera, Attaque 77 se ha comprometido con las causas de Madres de Plaza de Mayo, de H.I.J.O.S y con los trabajadores de fábricas recuperadas. En su nuevo EP, el tema "A cielo abierto" también tiene fuertes ribetes políticos. "¿Qué hiciste cuando Menem privatizó los bienes?", pregunta Mariano Martínez en una parte de la canción. "En los 90 estábamos distraídos, demasiados metidos en el consumismo", aseguró el cantante. "De repente parecía que teníamos un poder adquisitivo mayor, un pasar más cómodo. Nos hicieron creer que éramos un país que estaba bien económicamente. La gente se distrajo mucho con eso. Creo que nadie se veía venir la crisis que después estalló. Por suerte la crisis sirvió para tomar conciencia", analizó. En opinión de Martínez, "el sistema no funciona, ni en los 90 ni hoy. Depende de nosotros tomar conciencia. No podemos vivir en ese individualismo de creer que el problema está lejos hasta que te tocan el bolsillo", disparó. Y después agregó: "A mí me gusta la gente militante, el que está codo a codo con la gente común. Yo vivo en un pueblo muy chiquito y acá los militantes están ahí, tratando de ayudar al que necesita. Se hacen movidas copadas, solidarias. Eso es lo que me gusta a mí. No creo mucho en los gobiernos ni en los políticos. Creo en los que están cerca de nuestra gente. En ellos tengo más esperanza", afirmó.

Comentarios