Policiales
Lunes 14 de Noviembre de 2016

Atacan a una familia en su casa y les roban dinero y una perrita

Son dueños de un criadero de perros de raza. La noche del viernes tres maleantes armados le dieron vuelta la casa buscando dinero

La noche del viernes no fue una más para Marisol y Pedro, un matrimonio afincado en la ciudad de Zavalla y dedicado a la crianza y venta de perros de raza. Apenas habían terminado de cenar cuando al menos tres delincuentes ingresaron a su vivienda y bajo amenazas con armas de fuego les robaron 2 mil pesos y una cachorra de bull dog francés de apenas 50 días de vida llamada Barbie y cuyo valor ronda los 15 mil pesos.

"Fue todo muy llamativo", dijo Pedro en diálogo con La Capital. "Los tipos se podrían haber llevado los celulares, una notebook que estaba a la vista, una cámara de fotos profesional que usamos para fotografiar los perros y exponerlos para la venta, una computadora, un televisor, pero sólo se llevaron un poco de plata, las alianzas quenos sacaron usando detergente y la perrita. Es verdaderamente llamativo", planteó.

Puerta abierta. Todo ocurrió pasadas las 22 del viernes. Marisol y Pedro veían televisión después de cenar. Las puertas de reja de su vivienda estaban cerradas con llave. La casa, con un jardín adelante por donde deambulan los perros que crían, está ubicada en San Lorenzo al 2000 de Zavalla, a 50 metros de la ruta nacional 33 y a sólo una cuadra de donde termina el ejido urbano de la localidad ubicada a 20 kilómetros al oeste de Rosario. Pero la puerta de madera que da acceso a la propiedad "estaba abierta porque los perros entran y salen permanentemente hasta que nos acostamos y es en ese momento cuando los encerramos".

En esas circunstancias la pareja se vio sorprendida por un "hombre morrudo, joven, fornido y con la parte de abajo de la cara tapada con un pañuelo atado atrás", recordó el dueño de casa. Y agregó que ese maleante "llevaba una pistola grande con la que enseguida, a los gritos, nos empezó a amenazar". En ese momento, creé Pedro, ingresaron otros dos ladrones que también cubrían sus rostros.

"Quedensé quietos y dennos la plata", fue la orden de los ladrones mientras obligaban a Pedro a apoyar la cabeza sobre la mesa y tapársela con una manta. A Marisol, en tanto, la trataron un poco mejor porque "está en sillas de ruedas ya que hace un año volcó con el auto, se quebró la cadera y está en plena recuperación". Lo cierto es que los intrusos empezaron a recorrer la casa, a sacar los cajones y tirar todo lo que encontraban buscando plata.

"En un momento uno me preguntó si había alguien más en la casa y le dije que no, pero que mi hijo Diego estaba por llegar", dijo Pedro Entonces, cuando el muchacho de 21 años entró a la vivienda se topó con la desagradable situación y corrió la misma suerte que sus padres. "Lo tiraron al piso boca abajao y con los cables de prolongaciones y enchufes que encontraron en un cajón nos maniataron a todos", contó el hombre.

Revolvieron todo. Con la situación controlada, uno de los delincuentes fue a las habitaciones de la planta alta de la casa donde dio vuelta todos los cajones y tiro toda la ropa al piso en busca de dinero. En ese marco, los cinco perros que había en la casa no paraban de ladrar y eso alteraba a uno de los maleantes. "Me dijo que los hiciera callar porque los mataba a todos y entonces le dije que en la heladera había una fuente con fideos, que se los de y así se callaron", recordó angustiado Pedro.

¿Caminando? Con los 2 mil pesos que le sacaron a Pedro de los bolsillos, las alianzas del matrimonio y la pequeña Barbie, los ladrones emprendieron la retirada una media hora después de llegar, y "llamativamente no se escuchó el ruido de ningún motor que indicara que se hayan fugado en un auto o en una moto", dijo el hombre. "Quizás los esperaba algún vehículo en la ruta, que está a 50 metros de casa, o quizás sean de la zona y se hayan ido caminando y por eso no robaron cosas grandes. Es bastante raro".

Una vez solos, Marisol pudo desatar a su marido y éste a su hijo. Llamaron a la policía y a la "media hora", según refirió la mujer en Facebook, agentes de la subcomisaría 5ª de Zavalla llegaron al lugar y la mañana del sábado los agentes de la PDI recorrieron el lugar levantando huellas y buscando elementos que le permitan dar con los ladrones.

Comentarios