Policiales
Jueves 01 de Septiembre de 2016

Asumió el nuevo jefe de la policía provincial

El gobernador Miguel Lifschitz presidió ayer dos actos simultáneos que tuvieron por finalidad transmitir señales políticas a la sociedad santafesina tras el zamarreo que le propinó la masiva movilización de la semana pasada en la que los rosarinos demostraron su enojo por la saga de violencia. Una señal fue ponerse al frente de la política de Seguridad más allá de ratificar al ministro del área; y la otra el cambio del jefe provincial de la fuerza.

Aún sin poder anunciar cuándo llegarán los gendarmes a patrullar las calles y las zonas calientes de los principales centros urbanos santafesinos, después de la conflictiva reunión mnatenida con la ministra Patricia Bullrich en Buenos Aires, el mandatario no esperó los 13 días que le restaban de licencia al comisario general Luis Bruschi como Director General de la policía y lo reemplazó por quien era subjefe, el comisario general José Luis Amaya.

Luego Lifschitz se subió a un escenario y presidió el 152 aniversario de la creación de la policía santafesina con un discurso que tuvo como destinatarios a los propios uniformados, a quienes aduló con firmeza prometiéndole "no resignar el lugar que le corresponde a la fuerza" y los arengó de igual a igual: "Les hablo como gobernador pero también como un integrante más de la fuerza, me pongo en su lugar. Entiendo sus demandas y entiendo su indignación cuando reciben críticas infundadas". Y también la ciudadanía, ya que a Lifschitz le preocupa perder autoridad cuando le quedan tres años y cuatro meses de mandato y el próximo es electoral. A la prensa, en tanto, le dijo que el reemplazo de Bruschi por Amaya es "sólo un cambio de nombres, pero en una misma estrategia y línea de trabajo".

A su turno, el nuevo jefe policial prometió buscar que la fuerza "vuelva a tener disciplina y su trabajo sea profesional en la calle"; y que dedicará "todos y cada uno de los minutos en los que esté en el cargo intentar dar las respuestas que hoy la sociedad exige". Pero dijo también lo que sus subordinados esperaban: "Si me preguntan cuál es mi mayor anhelo, les digo que es que la policía de Santa Fe cubra todas las expectativas que el vecino tiene. Si vienen otras fuerzas y es necesario, bienvenido sea. No soy quién para opinar en contra".

Comentarios