Información Gral
Jueves 03 de Noviembre de 2016

Asesinaron a un argentino tras darle una paliza en un bar de Brasil

Marcelo Rey tenía 38 años y residía en Morro de San Pablo. Su atacante le reprochó que quitaba el trabajo de los nativos.

Un argentino residente en Brasil fue asesinado a golpes por un brasileño con el que discutió en un bar de Morro de San Pablo, una isla ubicada 60 kilómetros al sur de Salvador de Bahía (nordeste del país).

Marcelo Rey, de 38 años, apodado "Conejo" y oriundo de Lanús, falleció luego de recibir una tremenda paliza por parte de un ciudadano brasileño llamado Enrique, quien hasta anoche permanecía prófugo.

Según el argentino Gastón Carniel, dueño de un bar donde Rey trabajaba como empleado, a Marcelo "le pagaron hasta desmayarlo y después le pegaron más en el piso hasta matarlo".

Las autoridades policiales brasileras y diplomáticas argentinas fueron un tanto más moderadas y distribuyeron la versión de que Rey recibió una patada en la pera que lo hizo caer y golpear la cabeza contra un escalón de piedra, impacto que le determinó la muerte.

Lo que estaba claro es que el agresor, que estaba alcoholizado, le increpó a Rey "sacarle el trabajo a los brasileños". Xenofobia pura.

Todo sucedió dentro del bar "Pedra sobre Pedra", ubicado en la Segunda Playa, la que tiene más vida nocturna en Morro de San Pablo, aunque ambos, Rey y el brasilero, ya se conocían del "Bar do Peter II", donde el argentino era cajero, establecimiento propiedad de Carniel.

Carniel, radicado hace ocho años en Brasil, lamentó la muerte de su empleado quien, según dijo, había llegado al lugar "escapando de la violencia" de nuestro país. "Venía escapándose de la violencia que hay en Argentina" donde, según señaló Carniel, Rey había sido camionero y resultó asaltado en varias oportunidades.

"Marcelo era un gran tipo, se sentaba en la mesa de los bares y siempre invitaba cerveza a los brasileños. Era un tipo muy querido tanto por brasileños como por los tantos argentinos que están aquí", comentó.

Carniel explicó que como "el lunes es el día libre de nuestro bar Marcelo aprovechaba para salir. Habitualmente iba a una fiesta y después iba con amigos a ver el amanecer a Pedra sobre Pedra".

Señaló que el agresor es conocido por él porque sabía ir al "Bar do Peter II" y que apenas se enteró del altercado fue a buscarlo a su casa pero ya se había dado a la fuga. "Lo fuimos a buscar a la casa porque acá nos conocemos todos, es muy chiquito el pueblo, pero ya no estaba", afirmó. Indignado, colgó una foto del presunto asesino en la cuenta de Facebook de su bar.

El cónsul argentino en Salvador, Mariano Vergara, dijo no creer en la versión que dice que la pelea se originó porque la víctima era argentina.

"En Morro de San Pablo los argentinos hasta podrían ser mayoría, como ocurre en Buzios, con residente permanentes que tienen posadas y restaurantes", dijo Vergara mientras avanzaba con los trámites en la morgue del distrito de Valença para la liberación del cuerpo tras la autopsia.

Presencia. Morro de San Pablo es un bucólico y afamado paraje playero donde, según informó el cónsul Vergara, viven registrados en forma permanente unos 350 argentinos, pero que se calcula que como mínimo hay tres veces más, cerca de 1.000 personas.

Es uno de los lugares más visitados por quien realiza turismo en el estado de Bahía por sus playas y paisajes paradisíacos y su fácil acceso.

El cónsul Vergara contó que conoció a Rey hace un mes durante las giras para asistir a los residentes que realiza el consulado de Bahía de manera de acercarse a los argentinos.

"El me contó que había llegado hacía poco, en setiembre, lo asesoramos en materia migratoria y charlamos un rato. Era un tipo muy tranquilo, educado. Su muerte ocurrió por una discusión que derivó en una patada. Y entonces cayó y tuvo la desgracia de que la cabeza golpeó contra un escalón de piedra. No se descarta que el agresor pueda haber estado alcoholizado", dijo Vergara.

En la comisaría de Morro de San Pablo, la investigación está a cargo de la comisaría Argimaria Soares, quien ayer no acudió a su puesto de trabajo porque según explicó un portavoz, fue feriado por recordarse el Día de los Muertos.

De acuerdo a la denuncia, la jefa policial pidió la orden de captura contra el sospechoso, quien hacía poco tiempo se había instalado en el lugar.

Rey fue atendido en el puesto médico de Morro de Sao Paulo pero no resistió a las heridas, según el informe policial.

El cónsul Vergara esperó en Morro de Sao Paulo la liberación del cuerpo y también aguardaba la decisión de la familia de Rey de trasladarlo a la Argentina.

"Estamos dando asistencia a la familia y también hablando con la policía juntando los datos para que este caso pueda esclarecerse", dijo el diplomático argentino en esa región de Brasil.

Comentarios