Capitán Bermúdez
Domingo 26 de Junio de 2016

Asesinaron frente a su familia a un policía que intentó evitar un robo en Capitán Bermúdez

Fue en Capitán Bermúdez. Hay dos detenidos, uno muy comprometido que será imputado hoy en San Lorenzo, y otro mañana en Rosario.

Un empleado policial de 38 años que estaba franco de servicio fue asesinado frente a su mujer y sus tres hijos el viernes a la noche, cuando fue baleado por delincuentes a los que intentó detener mientras robaban un auto en la intersección de la ruta 11 y el camino que lleva a la planta de Celulosa, en el ingreso a Capitán Bermúdez, 20 kilómetros al norte de Rosario. Mauro Pablo Emon tenía 12 años de trabajo en la fuerza y se desempeñaba en la Policía de Acción Táctica (PAT) de San Lorenzo. Era oriundo de Rosario, hacia donde se dirigía a visitar a su mamá y dejar sus hijos cuando lo mataron. Es que el hombre había planeado una salida en pareja con su mujer. Horas después del hecho dos jóvenes 19 años fueron detenidos por el crimen y a uno de ellos le incautaron un arma que será peritada y cuyo calibre coincide con el proyectil extraído del cuerpo de la víctima.

La razón por la cual Emon perdió la vida parece explicarse de una sola manera: porque a pesar de estar en familia, franco de servicio y en una zona donde la oscuridad de la noche apabulla y solo aclara con las luces de los autos que circulan en la ruta, nunca abandonó su firme vocación de servicio y solidaridad.

Procedente de Rosario, donde vivía en Gallo al 1000, el policía hacía cinco años aproximadamente que se había trasladado a Capitán Bermúdez con su mujer Elizabeth, de 37 años, y sus tres hijos: Zaira, de 16 años; Franco, de 12; y Martina, de 5 años. Con ellos vivía en una casa modesta en el tranquilo barrio Posta, donde ayer imperaba el silencio de la ausencia total y apenas ladraba un perro cuzco pero guardián.

Desde ese lugar salió Emon el viernes a la noche, en su día de franco. Subió a la familia en su auto y se dirigió por la ruta 11 hacia el sur. Eran cerca de las 21 y, según los planes, dejaría en la casa de su madre a los tres niños para aprovechar una salida en pareja con su esposa. Pero todo se frustró de modo trágico y en segundos.

Acto de servicio. De acuerdo a los datos que pudo recoger La Capital ayer en Capitán Bermúdez, todo se desencadenó cuando Mauro observó desde su auto que había por lo menos dos personas que intentaban forzar un Fiat Palio del cual no se sabe si estaba en marcha o detenido, con o sin ocupantes. Fue en la calle de ingreso a Celulosa y la ruta 11.

Vestido de civil y con el arma reglamentaria en la mano, se bajó de su auto, caminó y le dio la voz de alto a los delincuentes, que le respondieron con disparos. No está claro si el policía alcanzó a repeler el ataque, pero los primeros datos indican que se produjo un breve enfrentamiento que terminó con el agente con un proyectil que le atravesó el abdomen.

Apenas ocurrió el hecho fue trasladado agonizante al Hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde falleció a los pocos minutos.

Rastrillajes. En ese momento las autoridades de la seccional 2ª de Capitán Bermúdez y de la Unidad Regional XVII desplegaron intensos rastrillajes a ambos lados de la ruta. Al oeste, en el barrio Batallán, y hacia el este, en el sector identificado como "el bosque de Celulosa" que termina en una franja de viviendas precarias recostadas sobre la ribera del río Paraná, un predio con altos pinos por donde se dijo que habían escapado los agresores, una situación que se repite a diario según relataron los lugareños.

Al mismo tiempo que la familia de Emon preparaban su despedida en la sala velatoria de Capitán Bermúdez y recibía las condolencias del ministro de Seguridad de la provincia, desde la Fiscalía de Homicidios se informó que como resultado de los operativos hubo dos personas detenidas.

En la zona del Espinillo de Capitán Bermúdez apresaron a un hombre identificado como Mauricio M., de 19 años, que tenía en su poder un revólver calibre 22 largo, medida que coincide con el proyectil extraído del cuerpo de la víctima y que será sometido a pericias. También tenía en su poder municiones calibre 3.80.

El otro detenido también tiene 19 años y fue identificado como Mauricio David D., que según testimonios recogidos en los minutos posteriores tendría relación con el asesinato. Esa persona fue apresada en Rosario después del ataque a Emon y tras cometer otro ilícito.

En el caso tomó intervención la División Judiciales de la Unidad Regional XVII y la Policía de Investigaciones (PDI) bajo la coordinación de fiscal Leandro Lucente, de la Unidad de Homicidios de San Lorenzo.

"Era una excelente persona, dedicado a su familia. Se sacrificaba mucho, era muy responsable y murió por cumplir con su deber". Así lo definió a Mauro un familiar directo que esperaba en la sala velatoria, sumido en el silencio, que llegara el cuerpo del policía para la última despedida.

Según relató Paola, una ex cuñada del policía, Mauro tenía dos hermanos, Marcelo y Sergio, además de su mamá.

Al reconstruir la trágica secuencia del sábado, la mujer indicó que por lo que había hablado con Elizabeth (la esposa del policía) "cuando paso ésto iban todos a Rosario a visitar a la mamá de ély dejar a los chicos para salir ellos solos, en pareja".

Poco antes, junto a Elizabeth había estado el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, quien le llevó sus condolencias y el compromiso de detener a los asesinos. En tanto, familiares, amigos, vecinos y camaradas de Mauro comenzaron a brindarle el último adiós desde las 13.30 en la sala de Juan Ortiz y Centenario, de Capitán Bermúdez. El sepelio está prevista para hoy a las 10.30.

Comentarios