Policiales
Martes 01 de Noviembre de 2016

Asesinan a un joven en pelea aparente por un celular

Héctor Iván Torres, de 25 años, había salido de prisión en marzo tras siete años. Presumen que lo atacaron sus primos. No hay detenidos.

Un ex convicto de 25 años fue asesinado a balazos en el barrio San Francisquito, en la zona oeste de la ciudad. Hasta anoche los investigadores judiciales no habían determinado en forma fehaciente cómo ocurrió el violento suceso, pero en forma preliminar señalaron que se desató en el desenlace de una discusión que el joven fallecido mantuvo con tres vecinos —dos de ellos primos de la víctima— quienes al parecer les reclamaban la devolución de un teléfono celular. Al cierre de esta edición los presuntos autores del homicidio no habían sido localizados por la policía.

El muchacho asesinado fue identificado como Héctor Iván Torres, de 25 años. Vivía con sus familiares en una casa de Virasoro al 3700, una barriada poblada por modestas casas de material. En marzo pasado el joven había salido en libertad de la cárcel de Coronda, donde estuvo cumpliendo una condena de siete años por un delito que los voceros consultados ayer no precisaron.

Pesquisa. Cerca de las 10.30 de ayer la cuadra de Virasoro al 3700, estaba cortada por dos patrulleros, uno en cada esquina. En el medio de la calle estaba la camioneta de la Policía de Investigaciones (PDI), cuyos efectivos están a cargo de la pesquisa de los crímenes.

A pocos metros de allí asomaba la figura del fiscal de Homicidios Rafael Coria. El responsable de la acusación recogió los testimonios de vecinos y familiares para reconstruir el cruento suceso.

"Cerca de las 8 (de ayer) hubo una discusión entre la víctima y tres vecinos. Al parecer, le recriminaban a Torres que no les había devuelto un celular. En medio de la discusión, le dispararon cuando estaba en la vereda y luego efectuaron varias detonaciones que impactaron en la puerta y en el interior de la vivienda de la víctima", indicó a LaCapital el fiscal Coria a partir de los datos preliminares.

Según las primeras versiones, en medio de la balacera Torres escapó corriendo hacia su casa situada en la vereda de enfrente, de lado de la numeración impar, y se derrumbó agonizante en el baño. Desesperado, el padre del joven lo subió a un auto y lo llevó hasta el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez, pero su vida se apagó en el camino.

En el contexto de la investigación, una fuente policial indicó que dos de los atacantes son primos de la víctima y viven en una vivienda situada en la misma cuadra donde ocurrió el incidente.

El vocero policial consultado también indicó que Torres recibió cuatro balazos y detalló que dos de los proyectiles le atravesaron el pecho y le perforaron el tórax.

En ese marco el fiscal Coria señaló que en la escena del hecho los efectivos de la PDI recogieron cinco vainas calibre 22.

Sin comentarios. Ayer a la mañana algunos familiares de Torres se encontraban sentados en la vereda frente a la casa del joven asesinado. Se los veía consternados, especialmente a una mujer que lloraba abrazada por otros parientes.

Pero cuando los periodistas que cubrían el violento hecho se acercaron a los familiares éstos dijeron que preferían no comentar lo que había ocurrido.

Comentarios