Información Gral
Sábado 14 de Mayo de 2016

Asesinan a un futbolista de Nueva Chicago frente a su esposa en el conurbano bonaerense

Rodrigo Espíndola, jugador de Nueva Chicago, cayó abatido cuando trató de impedir el ingreso de uno o más ladrones a su vivienda.

Gran conmoción y fuertes reacciones de indignación causó ayer el asesinato de un futbolista de Nueva Chicago de un balazo en el abdomen, delante de su esposa y su hijo, cuando pretendió evitar que al menos un delincuente ingresara a robar a su casa en la localidad bonaerense de Monte Grande, partido de Esteban Echeverría.

"Estamos consternados, abatidos, resignados. Es un día triste", dijo el vicepresidente de Nueva Chicago y presidente de la divisional B Nacional, Daniel Ferreiro, en referencia al asesinato de Rodrigo Espíndola, que contaba con 26 años de vida.

El ‘Rulo' Espíndola, como se lo conocía en el ambiente futbolístico, era un corpulento zaguero central que inició su carrera futbolística en Chacarita Juniors y luego pasó por Racing Club (donde solamente jugó en reserva) antes de que el técnico Omar Labruna se lo llevara a Nueva Chicago, club en el que actualmente se desempeñaba.

Según lograron establecer los investigadores, todo comenzó dos minutos antes de las 23 del jueves a la noche, cuando Espíndola llegaba en un Renault Clío junto a su mujer y su hijo de seis meses a su casa de esa localidad del sur del conurbano bonaerense.

Tras descender del vehículo, su mujer y su hijo esperaban que el futbolista ingresara el auto en el garaje cuando apareció un Ford Ka del cual descendió al menos un asaltante armado que lo amenazó con fines de robo.

"Quisieron entrar a la casa. Él estaba guardando el auto y pararon los asesinos y Rodrigo se resistió. En verdad, eligió el mal menor porque él pensó que le pase algo a él o a la familia, al hijo. Como verdadero valiente eligió que le pase algo a él y hoy no le tenemos con nosotros", se lamentó Ferreiro.

En las imágenes de una cámara de seguridad de una casa se observa el momento en el que la mujer y su hijo ingresan rápido al garaje y el futbolista sale para evitar que pudiera ingresar el ladrón.

Luego se observa que Espíndola quiere correr y recibe el disparo que lo mata.

El futbolista recibió un único balazo que ingresó en el abdomen y cayó malherido al piso, ante la desesperación de su esposa que intentó auxiliarlo mientras pedía ayuda a los gritos.

En tanto, los delincuentes huyeron y fueron captados por al menos una cámara de seguridad cuando escapaban en el auto, la cual ahora está siendo analizada por los investigadores para ver si pueden obtener la patente.

El futbolista fue trasladado pocos minutos después hasta el Hospital Santamarina, de Monte Grande, donde falleció cerca de la una de la madrugada mientras estaba siendo operado.

El partido de Esteban Echeverría (del que Monte Grande es su ciudad cabecera) linda con La Matanza, Lomas de Zamora, Almirante Brown y Ezeiza, en el sur del conurbano bonaerense.

La AFA. Encolumnados detrás de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), clubes y jugadores expresaron hoy su dolor, repudio y pedido de justicia por el asesinato del defensor del "Torito".

"El presidente Luis Segura y toda la familia del fútbol expresan su dolor y conmoción por el asesinato de Rodrigo", publicó la AFA a través de sus cuentas en las redes sociales donde creó el hastag #JusticiaPorRodrigo. La entidad se puso "a disposición" de los familiares de la víctima.

En la misma línea se expresaron la mayoría de los clubes del fútbol argentino, entre ellos Boca, que lamentó "el fallecimiento del jugador" y acompañó "en el dolor a sus familiares. #Justicia".

De la misma manera se pronunció Racing, donde Espíndola estuvo un año a préstamo, Independiente, Vélez, San Lorenzo, Huracán, Talleres de Córdoba y otras entidades del ascenso.

También algunos de sus compañeros, que despertaron con la noticia, escribieron algunas líneas en redes sociales para exteriorizar su dolor por el hecho.

"En este momento no sé qué escribir. Dejaste una huella en nosotros, con tu buen humor de todos los días, con esa sonrisa que te caracterizaba. Un hijo de puta te quitó la vida, tu futuro, la posibilidad de ver crecer al enano", afirmó en su cuenta de Instagram el defensor Juan Monteagudo, quien fue promovido esta temporada a Primera División y compartía el plantel con Espíndola.

"Qué injusta es la vida... Qué tristeza . Muchas fuerzas a la familia de Rodrigo Espíndola en este momento", escribió el ex delantero de Boca Jonathan Calleri, actualmente en San Pablo de Brasil.

El asesinato de Espíndola llegó también a importantes medios del mundo, ya que se hicieron eco de la noticia los diarios "El País" y "Marca", de España, y "NBC de México", entre otros.

Espíndola surgió de las divisiones inferiores de Chacarita y, tras un breve paso por Racing, arribó a Chicago, donde tuvo la chance de jugar en Primera División y actualmente era uno de los integrantes de la defensa.

Comentarios