Mauricio Macri
Sábado 08 de Octubre de 2016

Asaltaron en Palermo al superintendente de Seguros de la Nación

Varios hombres secuestraron a Edgardo Podjarny en un estacionamiento. El presidente se solidarizó con el funcionario.

El superintendente de Seguros de la Nación, Edgardo Podjarny, fue golpeado y asaltado por los integrantes de una banda de delincuentes que lo retuvieron tres horas en un estacionamiento del microcentro porteño, le sacaron las llaves de su casa y fueron a robar a su departamento del barrio porteño de Palermo, donde estaba su familia, informaron ayer fuentes policiales.

El presidente Mauricio Macri expresó ayer su solidaridad con el funcionario asaltado. "Mi solidaridad con Edgardo Podjarny por el ataque que recibió. No nos van a asustar. Los argentinos decidimos un cambio", sostuvo el jefe de Estado a través de su cuenta de Twitter.

Si bien se cree que se trató de un robo con algo de inteligencia previa, los pesquisas no descartan ninguna hipótesis y el propio vicesuperintendente de Seguros de la Nación, Guillermo Bolado, aseguró que los delincuentes tenían información concreta de quién era Podjarny, de sus horarios y de dónde vivía.

Todo se inició a las 20.30 del jueves cuando Podjarny se retiró de la sede de la superintendencia, en avenida Julio A. Roca 721, y caminó media cuadra hasta el garaje de la calle Moreno 761, para buscar su auto y retirarse a su domicilio. Ni bien ingresó al estacionamiento para subirse a su auto, al lugar arribaron tres delincuentes armados que lo redujeron. Lo mismo hicieron con el encargado del garaje. Eran delincuentes bien vestidos, con ropa de marca y a cara descubierta", dijo Bolado.

En el garaje, los asaltantes le robaron a Podjarny los 1.000 pesos que llevaba en la billetera, se apoderaron de su automóvil, un Ford Mondeo gris, y le pidieron las llaves de su casa, tras lo cual la banda se desdobló.

Mientras algunos de los ladrones bajaron la persiana del garaje y se quedaron custodiando a los dos rehenes, los restantes se dirigieron hasta su domicilio en el barrio de Palermo, en Malabia al 2400, entre avenida Santa Fe y Güemes, a pocos metros del Jardín Botánico.

En el Ford Mondeo de la víctima ingresaron por la cochera, luego, dos de los delincuentes subieron al séptimo piso y con las llaves de la casa lograron ingresar al departamento, donde estaban la esposa y los dos hijos del funcionario. Mientras uno de los ladrones se encargó de reducir a la familia en el living, el otro revisó todos los ambientes. Se llevaron una consola de videojuegos PlayStation y bolsos y valijas con ropa y dejaron atados a la mujer y sus dos hijos.

A la casa, la banda llegó alrededor de las 22.40 y se retiró las 23.30, el mismo horario en el que Podjarny y el empleado fueron liberados en el garaje de la calle Moreno. La banda se llevó el CPU que almacena las imágenes de las cámaras de seguridad.

Bolado dijo que a Podjarny "le pegaron en varias oportunidades en la cabeza y en la cara. Perdió mucha sangre porque toma medicamentos anticoagulantes, aunque felizmente nunca perdió el conocimiento y llegó al hospital en buen estado", aclaró.

Podjarny llamó por teléfono a Bolado para que lo asistiera. Primero lo trasladaron al hospital Argerich y luego fue derivado por su obra social a la clínica Bazterrica, donde quedó internado en observación por los golpes recibidos.

Bolado no descartó que pueda tratarse de algún tipo de apriete. "Algunos sectores estarían cuestionando las normas de solvencia que estamos imponiendo. Hay gente enojada porque somos «rigurosos» con las inspecciones a las compañías y los capitales. Hacía diez años que no se hacían controles". "No descartamos ninguna hipótesis", concluyó.

Comentarios