Fiesta electrónica en Arroyo Seco
Domingo 08 de Enero de 2017

Arroyo Seco, una ciudad sin control que atrae cada vez a más rosarinos

Las dos muertes ocurridas tras la fiesta electrónica de Punta Stage desnudaron fallas de inspección y serias denuncias.

La trágica fiesta en el boliche Punta Stage desnudó la existencia de serias falencias en materia de control nocturno en Arroyo Seco (distante a 35 kilómetros de Rosario), donde cientos de jóvenes rosarinos pueblan sus bares, boliches y pubs cada fin de semana. Sin embargo, según denuncias en el Concejo de esa ciudad, no se realizan pruebas de alcoholemia, no hay personal suficiente para llevar a cabo tareas de inspección y se sabe que muchos menores ingresan a los locales bailables. Es más, las peleas nocturnas, conducción peligrosa y actos de vandalismo son habituales, aunque la posibilidad de extender la diversión hasta más tarde que en Rosario genera una cada vez mayor afluencia de público.

En este contexto, el cuerpo deliberativo de esa ciudad busca realizar una sesión autoconvocada y emitir un pedido de informes al municipio en el que se explique qué se hizo antes, durante y después del fatídico encuentro de música electrónica. Y los empresarios nocturnos de Rosario propician normativas metropolitanas que igualen las características del esparcimiento en las noches.

A bailar afuera

El referente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica (Aehgar), Carlos Mellano, dijo que los jóvenes abandonan Rosario los viernes y sábados y se embarcan en colectivos, automóviles particulares y vehículos utilitarios especiales que los conducen a poblaciones de la región "donde la falta de prevención genera tremendas consecuencias".

Y mencionó que no sólo hay boliches en esos sitios que los atraen, sino fiestas privadas en casas de fines de semana.

Diferentes fuentes mencionaron ciudades como Funes, Roldán, Casilda, Pueblo Esther y, cada vez con más frecuencia, Arroyo Seco.

La madrugada del 1º de enero terminó muy mal en la disco ubicada sobre el ingreso a esa ciudad, a la vera de la autopista Rosario-Buenos Aires. De acuerdo al relato de quienes concurrieron al encuentro, cuya entrada oscilaba entre los 300 y los 2.000 pesos, allí no sólo se vendió droga, sino que reinó la desorganización, el hacinamiento y la falta de agua en los baños para forzar la compra de botellas a 80 pesos.

No obstante, lo más lamentable fue la muerte de dos personas luego del acontecimiento que contó con la actuación del DJ internacional Sasha y donde asistieron alrededor de 3 mil personas, según informes de la Municipalidad, que advirtió la presencia de tal cantidad de concurrentes, pero no que se trataba de una rave, según indicó el intendente Nizar Esper (Frente para la Victoria, FPV).

Tras la fiesta publicitada ampliamente antes de su realización, fallecieron una joven rosarina de 20 años y un hombre de 34, oriundo de San Nicolás. Lucas Liveratore fue hallado sin vida en su casa por un tío la noche del 1º de enero, horas más tarde de haber regresado de Punta Stage, y Giuliana Maldovan perdió la vida en el Hospital Provincial de Rosario tras ser derivada de un centro asistencial de Arroyo Seco.

Otro escándalo

Pero ese no fue el único acontecimiento que terminó en escándalo aquella madrugada en Arroyo Seco. En otro baile, realizado de manera paralela, hubo una pelea de jóvenes y uno de ellos fue hospitalizado, además de varios vehículos con destrozos. Y, como si eso fuera poco, había sectores electrificados. "Tenemos conocimiento que el DJ decía a viva voz a los asistentes que no se apoyaran en las columnas", dijo a La Capital el concejal del Frente Progresista (FPCyS), Daniel Tonelli.

Eso tuvo lugar en el Arroyo Seco Rowing Club durante una fiesta llamada "Kubix", que tuvo serias críticas de muchos asistentes por fallas en la organización.

En efecto, un grupo de personas rompió vehículos, hubo robos, y el joven Franco García, de 25 años, resultó herido por dos botellazos que le asestaron en el cráneo y la nariz cuando salió de su vehículo. Fue atendido en el momento por médicos de una ambulancia y luego trasladado al mismo hospital donde también asistieron a Giuliana antes de que muriera por el presunto consumo de drogas sintéticas.

Seguridad

Arroyo Seco tiene dos boliches (Punta Stage y Pasacalle) y dos pubs (también bailables), además de varios bares. "Nuestra ciudad es conocida por su movida nocturna, pero es necesario velar por la seguridad de todos los que vienen a divertirse", pidió Tonelli antes de enumerar las principales falencias. "No se realizaron el año pasado controles de alcoholemia, a pesar de que sabemos que hay dos aparatos para hacerlo, y tampoco se ha incorporado personal para inspeccionar los locales donde incluso entran menores y consumen alcohol. Se trata de cuestiones básicas que dejan abierta la puerta para que los chicos vengan a sabiendas de que acá no pasa nada", lamentó el edil al relatar también que la fiesta "Kubix" estuvo organizada "por el yerno de la secretaria de Gobierno, Susana Nieri".

Picadas

El representante del Concejo arroyense denunció que, con el actual intendente, "la ciudad no ha mejorado". Y sumó: "Apenas cumplió un año de gestión, preguntamos si había falta de interés o incapacidad de gestión en un contexto donde picadas, vehículos con escapes libres, boliches con música muy potente, grescas en la calle y actos de vandalismo son moneda corriente".

El edil sostuvo que se solicitó que Esper se presentara en el Concejo y expusiera el plan de trabajo de cara a la temporada de verano que se aproximaba. Además, destacó que "todavía no hubo ninguna respuesta sobre distintos pedidos destinados a saber si se hicieron controles sobre el expendio de bebidas alcohólicas en la vía pública, de alcoholemia al volante, desmanes ocurridos en diversas oportunidades y a establecimientos nocturnos". Y cerró: "En Arroyo, los controles y la prevención no funcionan".

"Tenemos conocimiento de que el DJ decía a viva voz a los asistentes que no se apoyaran en las columnas electrificadas"

Fiestas privadas en casas de fin de semana

Entre las irregularidades y falta de controles que se denuncian en Arroyo Seco, el concejal Daniel Tonelli, detalló que "habitualmente en las noches se realizan fiestas privadas en casas de fin de semana" ubicadas en la zona del Paraná. Además, vecinos dieron a conocer que "en algunos barrios donde hay quintas aparecieron salones de fiestas con dudosa habilitación·. Según estas denuncias, "en esas fiestas hay shows y música a altísimo nivel, y nadie retira la basura que queda. Además, ha concurrido el municipio, pero los inspectores sólo atinaron a pedir que se baje la música"."Hay mucho por hacer en una ciudad que tiene presupuesto suficiente (180 millones de pesos) para invertir en control, lo que más se necesita. Así se evitaría que muchos manejen alcoholizados, que los chicos consuman bebidas y que los boliches cierren a las 7 de la mañana", añadió.


Comentarios