El Mundo
Viernes 30 de Septiembre de 2016

Argentina y otros cinco países exigen a Venezuela no postergar el referendo

En un comunicado conjunto con Brasil, México, Chile, Paraguay y Perú, los cancilleres expresan su "preocupación"

En un gesto inusual en la diplomacia, la Argentina, Brasil, Chile, México, Paraguay y Perú expresaron en un comunicado conjunto —firmado por sus respectivos cancilleres— la "preocupación" que les causa la decisión de Venezuela de aplazar hasta el año próximo el referendo revocatorio del mandato de Nicolás Maduro, "afectando así el sentido de la consulta". Al pasarlo a 2017, Maduro podría ser "revocado", pero el Ejecutivo quedará en manos del oficialismo chavista. En cambio, de hacerse este año se debería convocar a elecciones anticipadas. Es evidente la actitud reticente del organismo electoral y la justicia venezolanas, dado que la oposición que impulsa el referendo inició las gestiones preliminares en marzo.

La "preocupación" de estas seis naciones fue expresada en una declaración suscripta por sus cancilleres, Susana Malcorra, José Serra, Heraldo Muñoz, Claudia Ruiz Massieu, Eladio Loizaga y Ricardo Luna, respectivamente. Es realmente poco común este tipo de declaraciones conjuntas en la diplomacia para referirse al proceso político de otro país de la misma región. En este caso destacan los tres países más importantes de América latina: Brasil, México y Argentina. Los firmantes "expresan su preocupación por la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE)" venezolano del 21 de este mes que "implica un método determinado" para la recolección de firmas por una cantidad equivalente a por lo menos 20 por ciento del padrón electoral, porcejentaje que la Constitución impone como requisito para convocar la consulta. El CNE —bajo control del chavismo— dispuso que la oposición debe reunir las firmas "en cada uno de los 24 distritos electorales" (Caracas y los 23 Estados federados), pese a que la Carta Magna considera al país como circunscripción única para las elecciones presidenciales y el referendo revocatorio del presidente. La violación de lo dispuesto por la propia Constitución "bolivariana" es así explícita. Además, el organismo electoral estableció que las firmas deberán reunirse en tres días hábiles de la última semana de octubre, en horario laborable, y asignó para ese operativo 5.392 máquinas captahuellas en 1.356 centros electorales, pese a que la oposición había solicitado 19.500 máquinas y 6.500 centros.

Los cancilleres subrayaron que la resolución del CNE "tiene el efecto de postergar la realización del referendo revocatorio hasta 2017, afectando así el sentido de la consulta". El CNE afirmó que el referendo "pudiera efectuarse a mediados del primer trimestre de 2017", pese a que la oposición pretende que se realice antes del 10 de enero próximo, fecha en que se cumplirán cuatro años del mandato de Maduro. La Constitución establece que si la Presidencia queda vacante durante los primeros cuatro años del período de seis, debe llamarse inmediatamente a elecciones; en cambio, si ocurre en los últimos dos, el período debe ser completado por el vicepresidente.

Diálogo. Asimismo, la nota señaló que los cancilleres "reiteran su apoyo y su disposición de contribuir para la realización de un diálogo entre el gobierno y los distintos actores políticos y sociales venezolanos". Aspiran a que esa conversación "permita, a través del entendimiento mutuo, promover la estabilidad política, la recuperación económica y el pleno respeto a los derechos humanos". Un diálogo entre el gobierno y la oposición en Venezuela es promovido desde principios de año por la Unasur y un grupo de tres ex gobernantes extranjeros, pero la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) opositora advirtió meses atrás que solo accederá a conversar con el oficialismo si éste le garantiza que el referendo revocatorio se hará en 2016.

La declaración de los cancilleres había sido anticipada el lunes último por el presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski. "Habrá sin duda una declaración firmada por los países de la Alianza del Pacífico, la Argentina, Brasil, Paraguay y unos cuantos más", dijo entonces Kuczynski, y añadió que su gobierno estaba "empujando un grupo de apoyo en la parte humanitaria y médica porque hay un problema gravísimo" en Venezuela debido al desabastecimiento.

Comentarios