Ovación
Viernes 03 de Junio de 2016

"Argentina tiene que ganar la Copa"

El ex DT de la selección Carlos Bilardo analizó las chances albicelestes en Estados Unidos y aseguró que el conjunto nacional "siempre tiene obligaciones"

Lo primero que hay que saber cuando se entrevista a Carlos Salvador Bilardo es que nada de lo que responda se irá por el resumidero de la intrascendencia. Es que si algo le encanta es mostrarse seducido por las reglas del exitismo. Nunca disimula, ni hace trampas con lo que piensa. Ovación lo convocó para hablar de la participación de la selección argentina en la Copa América Centenario, torneo en el que debutará el lunes frente a Chile, en Santa Clara. El Narigón contestó todo y regaló una clase con su estilo. El conocimiento del técnico campeón mundial en México 86 y subcampeón en Italia 90 sirve para colocar una alfombra en el terreno por el que se deslizará el equipo de Martino durante su estadía en Estados Unidos: "Cuando sos el técnico de la selección argentina, siempre tenés la presión de ganar el título que disputás". Así de livianito arrancó la charla con Bilardo, y eso que todavía no se había sacado de encima el desequilibrio horario que le provocó el reciente viaje a China.

   —¿Piensa viajar a la Copa para ver a la selección?

   —No sé todavía. Tal vez vaya después de la primera fase.

   —¿Qué expectativas le genera este equipo de Martino?

   —Cuando yo estaba adentro de la selección, siempre decía que no me gustaba que hablaran desde afuera. Uno a veces dice cosas que no caen bien en el entrenador que está trabajando y se arma un lío bárbaro. Porque todos ya empiezan a decir que Bilardo dijo esto, lo otro y así de nunca acabar.

   —¿Le gusta cómo juega esta selección?

   —Tiene buenos jugadores. Ahora habrá que ver si funciona como equipo, que es lo más difícil.

   —Y por lo que vio hasta ahora, ¿funciona o no como equipo?

   —A veces sí y en otras no. Yo estuve en la Copa América en Chile y tranquilamente la podría haber ganado. Vio cómo son los penales...

   —¿Justo usted sugiere que la definición por penales es una cuestión de suerte?

   —No, no. Digo que estuvo cerca de ser campeón. Igual, hay que reconocer que Chile también mereció quedarse con el título. Le faltó un poquito, tuvo chances pero las desaprovechó.

   —¿Argentina tiene la obligación de ganar esta Copa América?

   —Sí, claro. Argentina siempre tiene la obligación de ganar todo lo que juega. Siempre debemos partir desde ese lugar por la historia y los jugadores que tenemos. Mucho más ahora, que hace del Mundial 86 que no ganamos nada. Es mucho tiempo para Argentina sin levantar un título. Porque eso lleva a acostumbrarte a no ganar mientras los otros festejan y se acostumbran a ganar. Ya nos pasó en el Mundial 2014 y en la Copa América pasada.

   —Cuando usted era el técnico, Argentina también perdió la final del Mundial 90.

   —Sí, es verdad. Por eso digo que nunca es bueno perder. Lo dije en su momento, que para mí fue un fracaso el subcampeonato en el 90. Insisto, no hay que acostumbrarse a ver cómo festejan las otras selecciones con la historia que tiene Argentina.

   —¿Esta Copa América puede debilitar el ciclo de Martino si no la gana?

   —No creo. Tal vez si no se hubiera enderezado el camino en las eliminatorias al Mundial 2018, hoy la cosa se pondría más brava en caso de no ganar la Copa. Pero Martino es un buen entrenador, tiene claro lo que quiere, y además hay un plantel de grandes jugadores más Messi.

   —¿Es de los que cree que el equipo argentino tiene ventaja con Messi?

   —Y... sí. Tenemos a un jugador que resuelve el partido en cualquier momento. Sabés lo que es eso para los rivales. Este chico es tremendo cuando encara con la pelota dominada y en velocidad. Lo mismo pasaba con Brasil cuando jugaba Pelé, o cuando yo lo tuve a Maradona. Jugábamos con ventaja teniendo a esos jugadores.

—¿Por qué se lo critica tanto cuando juega en la selección?

   —Lo critican porque todavía no salió campeón mundial. Estuvo en Brasil, y no se pudo. Es una lástima que un jugador de su categoría no haya podido ganar un Mundial. Lo conozco, y sé lo que sufre por eso. Tiene una buena familia, gente que lo cuida y es un pibe muy fuerte mentalmente. Hablé mucho con él cuando estuve como director deportivo en la selección. Ojalá no se vaya del fútbol sin levantar una Copa del Mundo. Para mí, es un indiscutido.

   —¿En una selección dirigida por usted jugaba seguro?

   —Yo tenía a Maradona.

   —¿Los hubiera puesto juntos?

   —Son épocas distintas. Para contestar eso tendría que haber vivido esa situación. Diego era otra cosa.

   —¿Está mal compararlos?

   —Son genios distintos. Diego parecía que se llevaba el mundo por delante adentro y fuera de la cancha. Este chico no es así.

   —¿Por qué a las selecciones que dirigió no les fue bien en las Copa América 87 y 89?

   —A mí sinceramente la Copa América no me interesaba, no le daba bola. Para mí, lo único importante eran los mundiales. Por eso cuando jugaba la Copa América no hacía tantos esfuerzos para tener a los jugadores un mes antes. Prefería guardarme esas fuerzas para tenerlos disponibles para los mundiales. Ahí sí los quería lo antes posible. Por ejemplo, las ediciones 87 y 89, las utilicé para probar a los jugadores que quería sumar a la base de los campeones del 86 para afrontar el Mundial 90.

   —¿Martino está intentando algo similar, pero necesita el respaldo de un título para acallar un sector que lo critica?

   —A mí me criticaban. Cuando sos técnico de la selección te critican siempre. Obvio que si ganás, la prensa tiene menos motivos para criticarte. Pero siempre algo dicen.

   —¿En qué escenario ve parado a Martino con la prensa?

   —Y... algunos lo quieren y otros no. Es normal. Es un buen muchacho Martino. Estuvo cerquita en Chile. Jugó buenos partidos, pero si no ganás es imposible caerles bien a todos. Si yo no hubiera ganado el Mundial 86, las cosas que hubieran dicho de mi proceso. Pero como lo gané, después me pude dar el lujo, aunque no me gustó para nada perder, de no hacer una buena Copa América en nuestro país en 87, o en Brasil 89. Por eso ahora se le da tanta importancia a esta Copa América Centenario. Si Argentina ganaba la de Chile, seguramente Martino hubiera llevado otro equipo a EEUU.

   —¿Qué análisis hace del ciclo de Martino hasta el momento?

   —Está bien, me gusta como DT. Cuando lo eligieron dije que estaba de acuerdo. También hay otros entrenadores jóvenes que podrían estar en ese cargo como Simeone.

   —¿Qué siente cuando dicen que el Cholo es el Bilardo de estos tiempos?

   —Al Cholo lo conozco desde los 16 años. No me sorprende este presente que tiene. No sólo lo llevé a la selección, sino también lo dirigí en Sevilla. Es un apasionado del fútbol y sus equipos juegan como él quiere, con mucho carácter y decisión.

   —¿A Martino le alcanzarán un par de semanas para preparar bien al equipo?

   —No alcanza, pero es lo que tenés. Los clubes no te dan los jugadores antes. Llegan sobre la marcha porque todos están jugando competiciones europeas hasta el final. Como técnico yo viajaba y para acortar los tiempos entrenaba con dos jugadores en Alemania, con otros en España y en Francia. Esa era la única manera para acortar el trabajo y que el jugador entendiera lo que pretendía. Hoy es más complicado. No digo que no se pueda hacer, pero cambiaron las cosas.

   —¿Argentina es el gran candidato a ganar la Copa?

   —Es uno de los candidatos. Brasil siempre está por más que no juegue Neymar. Hay que tener cuidado con Ecuador, que anda bien y está haciendo una buena eliminatoria sudamericana. Y Chile es el campeón.

   —¿Perdió mucho Chile con la ida de Sampaoli como técnico?

   —Y, habrá que verlo. Tiene a los mismos jugadores, pero es cierto que con Pizzi tal vez intente otra cosa. No es lo mismo un equipo cuando cambia de técnico. Pero de eso te empezás a dar cuenta con el correr de los partidos.

   —¿Piensa volver a dirigir?

   —No. Ya está mi tiempo. Cuando me fui, dije basta. Se lo dije a Julio Grondona, y después cuando él murió me dieron menos ganas todavía de ser técnico. Ahora estoy con un proyecto en China, que me llamaron para organizar un poco el fútbol de allá. Lo hago porque me permite manejarme con libertad en el tema de los viajes, y ahora porque veo que en China hay un potencial muy grande.

   —¿Ya asimiló la ida de la selección argentina en la etapa de Diego Maradona como técnico?

   —Ya está. No me gustaron algunas cosas que pasaron, pero bueno... Con los años uno cambia un poco la manera de pensar. Será porque se pone más grande.

   —¿Con Diego mejoró un poco la relación?

   —Y ahí andamos. A veces bien, en otras mal. Hablamos un par de veces y vamos bien. Lo conozco a Diego, y ya sé cómo tratarlo. Vamos a estar toda la vida así.

   —¿En Estados Unidos hay que traer la Copa o nada?

   —Ya le dije, Argentina está obligada a ganar esta Copa. No hay que acostumbrarse a ver festejar a los demás.

Comentarios