El Mundo
Lunes 08 de Agosto de 2016

Argentina, Brasil y Paraguay buscan anular a Venezuela en el Mercosur

Los presidentes se reunieron en Río de Janeiro y acordaron tratar de quitarle a Caracas su poder de veto en el bloque

El Mercosur sigue en crisis institucional y sin una salida a la vista. Los presidentes de Brasil, Argentina y Paraguay se reunieron el viernes pasado en Río de Janeiro, durante la inauguración de los Juegos Olímpicos, para discutir cómo evitar que Venezuela asuma la presidencia del Mercosur, según el diario O Estado de Sao Paulo. El diario El País, de Montevideo, confirma y amplía esa información en su edición dominical. La idea es quitar a Caracas su poder de veto, que posee como socio pleno, y cuestionar ese estatus, dado que Venezuela no ha completado su adecuación al régimen aduanero del bloque.

El viernes, el gobierno venezolano hizo una ceremonia en la que tomó la presidencia pro témpore del Mercosur, pero jurídicamente este acto no tiene valor.

Según O Estado de Sao Paulo, el presidente de Brasil, Michel Temer, y sus pares Mauricio Macri y el paraguayo Horacio Cartes debatieron en Río, en un aparte de la fiesta olímpica, la aprobación de un "downgrade" —degradación— de Venezuela, lo que le sacaría el poder de veto en el bloque. Estaban acompañados de sus respectivos cancilleres. Venezuela es miembro pleno del bloque, al que se incorporó en 2012. Pero tiene dos particularidades: su ingreso aquel año es criticado aún hoy por Paraguay y pese a que han pasado cuatro años Caracas aún no se integró al régimen comercial y de arancel externo común del Mercosur. Esto, junto a las violaciones a los derechos humanos que se cometen en el país y la evidente falta de libertad de prensa justificarían según Brasilia, Buenos Aires y Asunción el "downgrade" de Caracas.

La breve reunión fue realizada en el Palacio de Itamaraty, en el centro de Río, al margen de una recepción ofrecida por Temer a 37 jefes de Estado y de Gobierno. "Es preciso esperar el día 12, fecha en la que Venezuela debe presentar todos los requisitos necesarios" para que concluya su adhesión a la normativa del bloque. "Después de esa fecha, los tres países volverán a tener consultas. Los cancilleres van a conversar con los embajadores para verificar qué hacer. Hay una pequeña resistencia por parte de Uruguay", dijo Temer en la reunión. Una opción a estudio es que Argentina asuma la presidencia del bloque, como auspicia públicamente Paraguay. Otra es que la presidencia sea ejercida por un consejo de embajadores, como sugirió también de forma pública la Argentina. Paraguay anunció ayer que el 23 de este mes volverán a reunirse los coordinadores del Mercosur.

La Cancillería venezolana izó el viernes en Caracas la bandera del Mercosur para simbolizar el presunto inicio de su período en la presidencia rotativa del bloque. El gesto tiene sólo un valor simbólico. El acto ocurrió un día después de que los socios fundadores del bloque (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) concluyeron sin consenso una reunión de emergencia en la sede central de Montevideo para definir el traspaso de la presidencia pro témpore. Uruguay dejó la presidencia del Mercosur el viernes anterior, tras cumplir un mes extra al frente del Mercosur ante la crisis que surgió con Venezuela. Su período de seis meses al frente del bloque había terminado el 30 de junio, pero continuó un mes más, mientras se sucedían reuniones para hallar una solución al cuestionamiento a Caracas. No hubo acto de traspaso a Venezuela, que por orden alfabético le sigue en el puesto. El traspaso supone por tradición una cumbre de presidentes y cancilleres, así como un acto formal a cargo del Consejo de Mercado Común. Ninguna de estas dos medidas ocurrió.

Montevideo mantiene una postura intermedia, sin enfrentar abiertamente a Venezuela, pero tampoco sin darle su apoyo. La falta, en el comunicado en el que Montevideo anunciaba el fin de su plazo, de la mención de que la sucedía Caracas es una señal clara de esta postura uruguaya. En cambio, Brasil, Paraguay y Argentina desconocen abiertamente el mandato venezolano y cuestionan al gobierno del presidente Nicolás Maduro, tanto por la grave situación política y humanitaria que atraviesa Venezuela como por la falta de cumplimiento de los requisitos exigibles a un país que es miembro pleno del Mercosur. Caracas no ha adecuado su legislación a la del bloque, al que ingresó en 2012. Paraguay tiene además una cuenta pendiente por aquel ingreso de Venezuela. Ocurrió mientras Paraguay estaba suspendido del bloque por la destitución del presidente Fernando Lugo mediante juicio político en el Congreso. Argentina, Brasil, Uruguay y la propia Venezuela aprovecharon entonces esa ausencia para superar el bloqueo que imponía el Senado paraguayo al país caribeño para hacerlo ingresar. Este enroque forzado es aún hoy motivo de críticas dentro del bloque, a lo que se suma el enorme retraso de Venezuela en cumplir los requisitos de homologación de su comercio exterior al bloque.

Kerry. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, que lideró la delegación estadounidense en la apertura de Rio 2016, dijo que es necesario mostrar más compromiso democrático con Venezuela para evitar "un desastre humanitario. En vez de ver cómo se desarrolla un desastre humanitario, esperamos ver un compromiso democrático más fuerte y un cumplimiento urgente de las necesidades humanitarias del pueblo" venezolano, dijo Kerry tras reunirse con su homólogo brasileño José Serra. Kerry destacó asimismo "la importancia de un referendo justo y oportuno, y la liberación de presos políticos y el respeto por el Estado de Derecho y por las libertades de expresión y reunión" en Venezuela.

Comentarios