La ciudad
Viernes 28 de Octubre de 2016

Aranguren descartó aumentos de tarifas, al menos hasta el año próximo

El ministro de Energía de la Nación pasó por Rosario y rechazó de plano subas en la luz, el gas y los combustibles. Llegarían en febrero.

El ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren, descartó de plano ayer que el gobierno de Mauricio Macri planee aumentar las tarifas eléctricas antes de fin de año y puso como plazo para volver a estudiar el tema, febrero del año que viene. En ese mes comenzará el proceso de revisión "gradual" y con audiencias públicas bajado al Ejecutivo desde la Corte Suprema de la Nación, después del tarifazo energético de principios de este año.

"No se prevé ningún incremento de tarifas antes de fin de año, lo hemos dicho y lo ratificamos, empezaremos un ciclo de previsibilidad y de gradualidad, como pidió la Corte, en el cuál semestralmente, a partir del 1º de febrero en el caso del servicio eléctrico y del 1º de abril para el gas, se empezarán a revisar actualizaciones tarifarias integrales sometidas a audiencias públicas".

También descartó subas inminentes en combustibles: "No hay ningún tema de aumento de combustible en consideración", sentenció.

El funcionario estuvo en Rosario para firmar un convenio de evaluación de eficiencia energética en hogares junto a la provincia y el municipio, algo que servirá —según admitió— para avanzar en un nuevo paradigma "que deje de enfocar la energía desde la oferta para atender también la demanda" (ver aparte).

"A partir de cambios de conducta podemos conseguir la energía más barata que existe: la proveniente del ahorro y la eficiencia", argumentó, tras lo cuál recordó que el escenario energético todavía es deficitario y que nuevos paradigmas, como el de la eficiencia energética, ayudarán a resolver el problema de la importación de energía.

Según Aranguren, el año próximo el país seguirá en emergencia eléctrica y desde el gobierno buscarán avanzar en una política que —desde su visión— "intenta acercarse al ideal de que la energía llegue a quienes pagan por la misma y a quienes la necesitan".

Respecto de los coletazos del tarifazo, dijo que una de las maneras de resolver el déficit energético del país es "tratando de recuperar los costos de producción de la energía en la tarifa", lo cual va acompañado de la implementación de una tarifa social para quienes así lo necesiten.

Tarifa social. Aranguren hizo una defensa de la política energética del gobierno de Mauricio Macri al afirmar que "es la primera vez que existe el concepto de tarifa social", ya que antes lo que había eran subsidios, y eso "no es lo mismo".

"La tarifa social es destinar fondos públicos para pagar la generación de electricidad y afrontar la demanda de quienes no pueden pagarla. Cuando hablamos de subsidios, a esos los paga toda la población, incluso aquellos que no tienen acceso al servicio, como pasa en algunas partes del norte de Santa Fe", remarcó.

En tal sentido, agregó: "Lo que buscamos es que haya una retribución por el servicio que permita lograr que la energía llegue a todos".

A la hora de analizar más en detalle el cronograma de futuros aumentos, explicó que existen diferencias entre las responsabilidades de Nación y de los distritos, ya que mientras para el gas la responsabilidad regulatoria del gobierno central sí alcanza a todo el territorio argentino, en materia eléctrica; el transporte y la generación sí dependen de Nación, pero la distribución es provincial.

"Los cronogramas de distribución dependen de realidades locales, yo puedo contestar que a partir del 1º de febrero es lo que corresponde a la Nación".

Aranguren aceptó que en materia de política energética el gobierno "tuvo algunas dificultades", pero dijo que uno de los objetivos de la gestión actual es "tratar de concientizar para transformar la ecuación energética" y poder reflejar en las tarifas —"de a poco"— cuales son los costos de producción y distribución de la electricidad.

Comentarios