Cartas de lectores
Martes 22 de Noviembre de 2016

Aranceles universitarios

En el sistema liberal imperante en los años 40, antes del peronismo, el hijo de un barrendero, generalmente, seguía siendo barrendero.

En el sistema liberal imperante en los años 40, antes del peronismo, el hijo de un barrendero, generalmente, seguía siendo barrendero. El peronismo cambió totalmente esta realidad promoviendo extraordinariamente la educación primaria, secundaria, terciaria y universitaria. Como coronación de esta tarea, el 22 de noviembre de l949 el presidente Juan Domingo Perón estableció el decreto N° 29.337, por el cual se suprimieron los aranceles universitarios. La gratuidad de los estudios superiores fue implementada en la Argentina y en los casi 10 años que le permitieron al gobierno constitucional permanecer en el gobierno. Durante ese período se triplicó la matricula de estudiantes. "El que quiso, pudo". Nuestra Patria fue un ejemplo en el continente y en virtud de un gran espíritu solidario con nuestros hermanos de la Patria Grande, muchos jóvenes de Sudamérica llegaron a estudiar en nuestras universidades atraídos por la excelencia educativa, humanista y trascendente. Hoy que se está desarrollando la cuarta revolución industrial (robótica, nanotecnología, biogenética, inteligencia artificial, ecología) debemos ser capaces de no permitir que los recortes presupuestarios en plena ejecución devasten nuestras universidades y los proyectos de investigaciones en desarrollo. Porque uno de los elementos importantes de la necesaria recuperación de nuestra Argentina, ha de ser una educación universitaria integral de excelencia. El decreto de supresión de los aranceles universitarios que el peronismo puso en vigencia para siempre dice en sus considerandos: "El auténtico progreso de un pueblo estriba en gran parte en el grado de cultura que alcanza cada uno de los miembros que lo componen. El estado debe facilitar el cumplimiento de las legítimas vocaciones de los estudiantes, suprimiendo todo obstáculo que lo impida". Que así sea.

Oscar Canepa


Comentarios