Edición Impresa
Sábado 15 de Junio de 2013

"Aquí nadie quiere llegar"

"Aquí nadie llega, nadie quiere llegar. Una vez necesitaba un servicio técnico para la sala de informática, llamé a una empresa y me contestaron «No, nosotros no vamos a zonas rojas». Y les respondí que yo entro a trabajar todos los días a la escuela, igual que los docentes, y los chicos", cuenta la directora Andrea Berrone, sobre otros problemas que afectan al barrio: los estigmas y la inseguridad.

"Es verdad que esta escuela está muy expuesta, acá nos han robado a todos. A mí me robaron una vez, fue a la salida de la escuela, dos muchachitos que no conocía, no eran del barrio. Se abalanzaron sobre mí, me sacudieron, me patearon y arrastraron. Pero el maletín de la escuela, no sé cómo, no me lo lograron sacar", repasa un recuerdo sobre el que prefiere no abundar.

"Hemos tenido muchas reuniones por el tema seguridad, pero seguimos solos. Ojo, tampoco quiero una escuela custodiada por un móvil. No es esa la idea, sólo una ronda, una vuelta por el barrio. Nada más", expresa sobre un pedido que también se recoge de muchas otras escuelas.

Comentarios