Policiales
Viernes 25 de Noviembre de 2016

Apuñalado al resistir un robo frente a su vivienda

Un joven de 27 años fue salvajemente atacado al resistirse a que le roben las zapatillas y 100 pesos a metros de su casa, en Riobamba y Teniente Agneta, cuando salió a realizar un mandado el mediodía del miércoles. Como respuesta recibió tres puñaladas que le provocaron graves heridas y aunque permanece estable, está internado bajo cuidados intensivos y con pronóstico reservado en el Hospital de Emergencias.

Un joven de 27 años fue salvajemente atacado al resistirse a que le roben las zapatillas y 100 pesos a metros de su casa, en Riobamba y Teniente Agneta, cuando salió a realizar un mandado el mediodía del miércoles. Como respuesta recibió tres puñaladas que le provocaron graves heridas y aunque permanece estable, está internado bajo cuidados intensivos y con pronóstico reservado en el Hospital de Emergencias.

No eran más de las 13.30 de anteayer cuando Leandro Rodríguez le dijo a su madre que iba a realizar una compra a un almacén de la zona donde vive con su mujer y su pequeño hijo de 9 meses. Pero el joven, que tiene dificultades para desplazarse por un problema motriz, no logró llegar a destino. Es que se vio sorprendido por un solitario ladrón que lo abordó con un arma blanca y le exigió sus pertenencias.

Por nada. "Dame todo lo que tenés, zapatillas, teléfono, plata", le inquirió el maleante a Leandro bajo amenazas. La víctima se resistió al robo y como respuesta recibió tres heridas y golpes en la cabeza.

El joven malherido y ensangrentado volvió casi arrastrándose a su casa y desde allí llamaron a una ambulancia que lo trasladó al Heca. "Tiene una herida en el abdomen, otra en la pierna derecha y una tercera en el cuero cabelludo. Parece que no pudo mantenerse parado y le siguieron golpeando en el piso", relató a La Capital Viviana, la madre de la víctima en la sala de espera del Heca.

Dura espera. La mujer se mostró temerosa y reticente a dar detalles, un estado de ánimo que se replica en todos aquellos vecinos que son víctimas de delitos y que se retraen y se ven obligados a modificar sus conductas por la cercanía de residencia con los grupos violentos. "Me dijeron que tal vez lo tengan que operar. Menos mal que la herida en la cabeza es superficial", soltó angustiada Viviana.

"Lo golpearon mucho para sacarle un par de zapatillas y 100 pesos. Y menos mal que no tenía el teléfono celular. La verdad es que la zona está complicada. Anoche se vio que andaban móviles de Gendarmería y de la policía, tal vez por lo que pasó", razonó Viviana, que hace apenas un año se mudó al barrio procedente de Alberdi.

Leandro permanecía ayer internado en la guardia del Heca bajo cuidados intensivos, en estado crítico y con pronóstico reservado a la espera de la evolución de su salud. En principio, el caso quedó bajo investitgación de la Unidad de Homcidios de la Fiscalía Regional.

Comentarios