Policiales
Miércoles 25 de Mayo de 2016

Apresaron al presunto asesino de un taxista en Villa Gobernador Gálvez

Tiene 24 años y le imputan haber apuñalado a Vicente del Greco la noche del 14 de mayo, tras hacer un viaje desde la zona sur rosarina.

Un joven de 24 años fue detenido ayer sindicado como el posible autor del homicidio del taxista Vicente del Greco, asesinado la semana pasada de dos puñaladas en un intento de robo que se desató al finalizar un viaje, en inmediaciones de un asentamiento precario de Villa Gobernador Gálvez. El sospechoso, con antecedentes penales, fue apresado en una vivienda ubicada a sólo 200 metros de la escena del delito y en su poder tenía un buzo manchado con sangre que coincide con el descripto por testigos como el que vestía el día del ataque. Además le incautaron dos cuchillos. Mañana será imputado en Tribunales bajo la figura de homicidio criminis causa.

Una serie de tareas de inteligencia y entrecruzamiento de datos de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) y de la subcomisaría 26ª de Villa Gobernador Gálvez derivó ayer a la madrugada en el allanamiento de una vivienda de Calle Pública y José Costa, en un asentamiento de la periferia de Villa Gobernador Gálvez conocida como La Tablita.

Allí se detuvo a un joven identificado como Lucas Ezequiel R., de 24 años, descripto por testigos como el principal sospechoso de matar a puñaladas el sábado 14 de mayo al taxista Del Greco, de 67 años, en Temporelli y Calle Pública luego de abordarlo como pasajero a las 20.33 en Arijón y San Martín.

El fiscal de la Unidad de Homicidios a cargo de la investigación, Adrián Spelta, confirmó ayer que se llegó a esa persona luego de profundizar "una de las líneas" que se estaban siguiendo en cuanto al autor del hecho. "Las investigaciones lo señalaban como el posible autor, motivo por el cual se realizó durante la madrugada (de ayer), un allanamiento en el inmueble que habita con una mujer", indicó el fiscal sobre el procedimiento.

Como dato sobresaliente confirmó que "en el lugar se secuestraron armas blancas y vestimenta que habían descripto algunas personas como las que podía vestir ese día" el supuesto autor del hecho criminal.

Libertad condicional. El titular de la acusación precisó que "se procedió al secuestro de una campera", a la que luego de hacerle pericias con luminol "se observó la presencia de lo que sería sangre en puño de la manga derecha", muestra que se será cotejada con el ADN de la víctima.

Además de confirmar que el detenido "estaba en libertad condicional por una condena de 2015 por delitos contra la propiedad", el fiscal indicó que en su vivienda se encontraron dos armas blancas que están bajo pericias para determinar si tienen rastros de sangre, y más prendas que podría haber utilizado ese día.

El fiscal también valoró como evidencia las imágenes de las cámaras de videovigilancia, donde se observa a "una persona en el automóvil además del conductor y ubicada en el asiento trasero con cierta vestimenta similar coincidente a las que pudieron observar algunas personas momentos posteriores al hecho".

"Tanto las personas que lo observaron como lo manifestado por la víctima después de ser asistido por los médicos coincide con la vestimenta, en el color y tipo, que fue la secuestrada", recalcó el funcionario sobre elementos que van dando sustento a su acusación.

Confiado. Como ya se había determinado, el día de su muerte del Greco dejó un pasajero en Abanderado Grandoli y Lamadrid, desde donde tomó por José María Paz, avenida Del Rosario y San Martín hasta Arijón. Allí es donde lo abordó el ladrón camuflado de pasajero.

"Nos llamó mucho la atención la hora, y que levantara en la vía pública a un solo pasajero. Eran las 20.33 precisamente. Pero sus familiares dicen que era muy confiado, que él decía que no todos eran delincuentes porque vistieran así", contextualizó el fiscal sobre la fisonomía del imputado y las medidas que debe adoptar el sector para evitar inseguridad.

Según adelanto el funcionario, Lucas Ezequiel R. será imputado mañana en Tribunales por el delito de homicidio criminis causa (para ocultar o facilitar otro hecho, en este caso el robo) que establece una pena de 10 a 25 años de prisión.

El taxista fue asesinado al terminar el recorrido en Temporelli y Calle Pública de Villa Gobernador Gálvez donde pidió que lo llevara el pasajero. Según se pudo reconstruir hasta ahora, el maleante le asestó dos puntazos con una daga (un cuchillo de lámina aplanada y remate agudo, más larga que un puñal) y escapó con la billetera.

Uno de los cuchillazos le atravesó la tetilla derecha y el otro perforó el tórax del chofer, que fue trasladado malherido al Hospital Gamen, donde alcanzó a balbucear que le habían intentado robar. Luego derivado al Hospital de Emergencias, donde lo operaron la medianoche del sábado y falleció el domingo 15 de mayo.

Comentarios