Edición Impresa
Sábado 08 de Noviembre de 2008

Aprendizajes compartidos

"¿Querés que te lo cuente bien?", dijo Sabrina para interrumpir la explicación que venía hasta entonces un poco desordenada. Con la ayuda de sus compañeros de clases, Fabricio y David, la nena de 4º grado empezó con un inusual entusiasmo a describir cómo es el proceso de reciclaje de papel.

"¿Querés que te lo cuente bien?", dijo Sabrina para interrumpir la explicación que venía hasta entonces un poco desordenada. Con la ayuda de sus compañeros de clases, Fabricio y David, la nena de 4º grado empezó con un inusual entusiasmo a describir cómo es el proceso de reciclaje de papel. La charla se dio en la "Gran muestra: la magia del universo", organizada por la Escuela Nº 1.202 Gendarmería Argentina en el último día de octubre.

La puntillosa clase práctica culminó con una exhibición de distintos adornos construidos con el papel recuperado de revistas y viejos cartones. La misma lógica de mostrar, narrar y explicar se multiplicaba en los distintos salones en los que diariamente concurren unos mil alumnos entre el 1º grado y el 2º de la secundaria.

Como en toda feria, donde lo que se busca es dar a conocer lo hecho, no faltaron los invitados: padres, alumnos de escuelas vecinas y los nenes del Jardín Nº 250 que también participaron con sus trabajos.

Uno de los stands que más curiosos reunió fue el de tecnología donde se trabajaba en la transformación de la energía y la fuerza centrífuga, con una original propuesta de mezclar colores sobre un papel apoyado en un plato giratorio y crear así vistosos dibujos. "Todo lo fabricaron ellos", apuntó el profe de la materia, Jorge Vissani. Paula y Juan Francisco, del 2º año de la secundaria, eran los encargados de dar detalles de cómo funcionaba esta experiencia.

Lombrices y sentidos. También de 2º, pero de la primaria, los más chiquitos hacían cola para ver el lumbricario. Un locuaz Jeremías, sin pregunta mediante, empezó a explicar las razones de por qué las lombrices buscan el fresco y hasta se animó a revelar un secreto para potenciales pescadores: "Donde hay flores, hay lombrices, porque es ahí donde siempre se riega y está bien fresquito".

Muy cerca de él se acumulaban libretitas artesanales, una idea de una de las docentes para que los chicos apuntaran lo observado en la práctica.

"No, se empieza por allá", corrigió Franco a quien terminaba de ingresar al salón de 4º grado donde el tema central era el de los sentidos. A él le tocaba explicar, luego del recorrido previsto, las diferencias entre sentidos, órganos y el cuidado que uno y otro requieren.

Allí Soledad invitaba a cerrar los ojos y diferenciar sabores, otro de los nenes a hacer lo mismo con los olores y Reinato, a distinguir sonidos. Mientras acomodaba papeles, servía un jugo, atendía a la cooperadora, saludaba a unas madres y una secretaria le avisaba que las maestras la esperaban para cerrar la muestra, la directora Adela Guzmán se mostró feliz por el trabajo de esa tarde calurosa y sintetizó lo hecho con simpleza: "Intentamos contar el trabajo de todos los días en el aula, lo que hicimos aquí no es nuevo, lo novedoso es mostrarlo para que no quede sólo hacia adentro de la escuela".

Comentarios