Edición Impresa
Viernes 29 de Marzo de 2013

Aprender la Ciudad, un juego de mesa para pensar Rosario

Está destinado básicamente a alumnos de escuelas secundarias. Lo presentarán oficalmente el 15 de abril.

¿Aqué debe su nombre el barrio La Tablada?, ¿qué gran naturalista del siglo XIX estuvo en Rosario en los años 30 y realizó investigaciones en las barrancas del Saladillo? o ¿de qué color era la camiseta de Rosario Central antes de los actuales azul y amarillo?, son algunas de las preguntas que plantea Aprender la Ciudad, un juego de mesa desarrollado desde la Dirección de Educación municipal que tiene como objetivo redescubrir los rincones de la urbe a través de su historia, su arquitectura, el deporte y otros ítems. El juego está orientado fundamentalmente a las escuelas secundarias y será oficialmente presentado el próximo 15 de abril.

“La idea del juego surgió allá por 1998, cuando estábamos trabajando en un programa que se llamaba Aprender la Ciudad. Allí se manejaban datos sobre Rosario como lugares, íconos históricos, calles, barrios. Con eso se hizo una gran base de datos en la cual participamos un equipo bastante grande de profesores, historiadores y estudiantes de historia y se fueron haciendo relevamientos de lugares de la ciudad donde se podían encontrar temas. Por ejemplo, querías saber datos sobre Lola Mora, entonces te dirigías a la Biblioteca Argentina donde había un libro donde hallar datos sobre la escultora tucumana y cómo habían ido a parar a Rosario sus esculturas”, cuenta Mariela Zoppegni, coordinadora docente de Educación y una de las responsables creativas, a La Capital.

Datos y mas datos. Como los datos acumulados y la información que de ellos se desprendía era demasiada, el trabajo se tornó “arduo pero espeso. Quizás sin quererlo, propuse la idea de realizar un juego, tipo Carrera de Mente, y que en principio iba a estar destinado a chicos de las escuelas primarias, pero nos dimos cuenta de que había preguntas difíciles, como esa que plantea de dónde fueron traídas las estatuas de los dos leones que se encuentran al ingreso de la Municipalidad. Entonces asumimos que el juego debía hacerse para chicos más grande, a partir de primer  año de la secundaria. Así, llegamos a juntar unas 600 preguntas”, abunda Zoppegni.

Con el paso de los años, la idea de materializar ese proyecto fue siendo postergada por otras prioridades hasta que en 2012, con la llegada de Leandra Bonofiglio para hacerse cargo de la Dirección de Educación, se reflotó. Hoy, el juego está acotado a 110 preguntas y con una modalidad más activa para jugarlo. Inclusive, la posibilidad de contar con la versión virtual del juego también logró concretarse a través del trabajo realizado por Andrea Meinardi, la responsable de desarrollarlo. “La idea es que para el 15 de abril haya una primera entrada on line para que se pueda jugar desde la casa”, explica la docente.

Por su parte, Leandra Bonofiglio cuenta que como la implementación del juego se había demorado con el paso de los años fue necesario elaborar una serie de nuevas preguntas teniendo en cuenta distintos acontecimientos que había ocurrido en Rosario en los últimos 15 años. “Entonces, fuimos focalizando que hubiera preguntas de diferentes áreas temáticas como patrimonio, deportes, historia, curiosidades, etc. y ahí hicimos un trabajo de pensar qué preguntas, en función del grupo etáreo al que estaba orientado el juego, podían ser más interesantes”, abunda. Cabe aclarar que quienes estén desarrollando investigaciones sobre Rosario tienen a disposición en la Dirección de Cultura la base de datos con que se ha trabajado todos estos años.

Las preguntas. La responsable del área recordó que ante la complejidad de las preguntas “comenzó a pensarse en los adolescentes porque con la reforma que se está planteando en la currícula de la escuela secundaria la cuestión de la ciudad vuelve a tener allí un lugar. Incluso se pensó qué criterio se le daban a las prendas y a los casilleros con premios. Entonces se consideró en trabajar, por ejemplo, con la solidaridad entre compañeros, en el bullying, en el hecho de favorecer la ciudad sustentable a través de ir a la escuela en bicicleta, entre otras ideas”.

Y para clarificar este aspecto, Zoppegni agrega que “por ejemplo, si caés en el casillero 10 el juego te plantea que te encontraste con unos amigos y te fuiste a tomar algo. Ahí perdés un turno. Pero está otro que dice que te animaste a defender a un compañero víctima de acoso y que entonces alcanzás al jugador que va en primer lugar. O bien el que plantea que perdés un turno porque te quedaste sin carga en la tarjeta de colectivo. Son ítems referidos a valores, a la educación misma”.

La presentación del juego será el próximo 15 de abril, a las 10, en la Dirección de Educación, Maipú 842, Galería del Paseo. Para ese día fueron convocados los educadores, para que conozcan el juego, lo vivencien y se lo lleven a su institución. “Estamos haciendo unos 300 juegos para abastecer a los espacios municipales, a los centros territoriales donde funcionan las ludotecas y los centros culturales donde hay adolescentes, y las escuelas secundarias de la ciudad”, amplía Bonofiglio.

El juego en sí ofrece múltiples facetas. Y así lo destaca y resume Bonofiglio: “Lo que buscábamos aparte de que los chicos se reúnan con la familia o sus compañeros a jugar es que el juego actúe como un disparador para seguir investigando cosas de la ciudad. No que sólo quede en la anécdota o en la curiosidad, sino que permita que el chico siga enganchado y hasta que genere su propio juego”.

Turnos para ir a jugar. A partir del 24 de abril, y en el marco de la Semana de la Lectura, la Dirección de Educación convocará a las escuelas a ir solicitando turnos para venir a disfrutar de Aprender la Ciudad. Los interesados podrán pedirlos llamando al 4802534 ó 4802618, de lunes a viernes de 8 a 20. Los horarios reservados para las escuelas, establecimientos terciarios o profesorados de nivel inicial serán los miércoles de 10 a 11.30 y de 15 a 16.30.

Comentarios