Edición Impresa
Viernes 29 de Abril de 2011

Aprecio por la cultura hispanoamericana

AFS (American Field Service) y WEP (World Education Program) son dos de las organizaciones principales, más conocidas y que trabajan en la Argentina y en Rosario con estos programas de intercambio. Son agencias de alcance mundial. Coinciden en apreciar que cada vez más estudiantes quieren venir al país, y también a Rosario. Nadia Bello es la coordinadora de AFS en Rosario. Hace 15 años que esta agencia tiene sede en la ciudad, pero desde 1947 en el mundo. “Al año llegan a Rosario entre 20 y 22 chicos de distintas partes (unos 300 a todo el país). Es un número que se duplicó en los últimos 5 años”, dice y atribuye este incremento al enfoque que la agencia ha puesto en promover el país.

“A la mayoría le gusta la cultura hispanomericana y el idioma español, y dentro de los latinoamericanos les resulta el más seguro”, agrega al hablar de algunos motivos que acercan a chicos de Europa y Asia hasta la Argentina. No quedan afuera algunas cuestiones identitarias “como el fútbol, el tango o el mate”. El 6 de mayo, a las 19.30, AFS realizará una reunión informativa en Aricana (Buenos Aires 975) sobre estos
programas culturales.

Cualquiera sea la organización que intervenga, los intercambios no son gratuitos, los alumnos que van o vienen pagan. Aunque las agencias dedicadas a la actividad contemplan becas. Tienen en común contar con una red de “coordinadores” o “consejeros”, tal como se los llama a quienes ejercen una especie de tutoría sobre los chicos. Realizan así un seguimiento sobre cómo es la vida del estudiante en la escuela y con la
familia anfitriona. Aseguran que son excepcionales los casos de los chicos que llegan, extrañan y se quieren volver. Estos intercambios se focalizan en alumnos que tienen entre 15 y 18 años, y están en el secundario.

Las agencias son las encargadas de contactar las familias y las escuelas (públicas o privadas) a las que asistirán. La sede central de WEP (World Education Program) está en Bruselas. Funciona desde 1983, y la
sede en la Argentina, en Rosario, desde 1993 (Balcarce 1470). Los datos los aporta la coordinadora de la organización local, Tania Scaglione. Hace 6 años crearon la Fundación Interculturas.

“La idea del intercambio es acercar a personas de diferentes culturas, con un objetivo más lejano: que crezca la paz entre los pueblos”, dice Scaglione con un claro entusiasmo del programa que promueve. Desde Rosario coordinan la llegada de los contingentes que traen chicos de todo el mundo. Para julio serán unos 50 los que lleguen a conocer alguna ciudad del país, entre ellas Rosario.

“Vienen desde la República Checa, Alemania, Holanda, Estados Unidos o Brasil, por ejemplo”, dice y detalla que permanecerán por 5 u 11 meses.

Comentarios