Clásico rosarino
Lunes 24 de Octubre de 2016

Apostó a una pelota y se llevó un triunfazo

Newell's jugó a entorpecer la ambición ofensiva de Central y en la única que tuvo lo liquidó en tiempo adicional.

Maxi Rodríguez le entró con la justeza propia de un futbolista de clase. La única acción de peligro del rojinegro en todo el partido terminó en el fondo del arco. Incredulidad en Central. Había intentado y fracasado en su búsqueda. Algarabía en Newell's. Había apostado por una pelota y sacó el máximo rédito. En un enfrentamiento entre dos conjuntos con mal de ausencias, el de Osella se las ingenió con lo que tuvo, apostó a mantener el cero en su arco y se regaló un triunfazo en el descuento.

   En todo momento, la visita le cedió a Central el terreno y la pelota. Lo esperó con una línea de fondo que se ocupó exclusivamente en defender, con Mateo y Quignon barriendo adelante y el resto ocupando espacios.

   A partir de esa postura leprosa, el conjunto auriazul la trasladó sin inconvenientes desde el fondo, pero a medida que transitó en el campo de juego no encontró los resquicios por dónde filtrarse. Nadie se hizo cargo de la generación. Camacho insinuó, no más que eso. Colman otro tanto. Teo Gutiérrez se tiró unos metros más atrás para hacerse de la pelota, pero fue discontinuo. Y a Ruben le llegó poco.

   Igual fue más. Y casi grita gol. Camacho expuso su pegada en un tiro libre, pero encontró la buena respuesta de Pocrnjic, dos minutos antes de que Mateo respondiera al capturar un rechazo de Gissi, con un disparo desde lejos que salió por arriba. Se la menciona porque la Lepra no llegó nunca más, hasta la jugada decisiva de Maxi.

   Pese a las dificultades para aproximarse, Central tuvo otras ocasiones. No las aprovechó. Y las terminó lamentando. Rodeado de adversarios, Teo puso un pase filtrado para Ruben. En el área, el goleador pateó y Formiliano se interpuso justo. Hubo más. Camacho lanzó el centro y fue a buscar el disparo rasante de Fernández. Libre de marcas, la mandó afuera.

   El dominio era de Central, sin abrumar a Newell's, que estuvo agazapado. Cómo será lo del rojinegro que Fértoli tuvo mayores preocupaciones defensivas que ofensivas por la banda derecha, mientras que Maxi hizo "sombra" por el otro costado. A Formica no le quedó otra que hacer lo que podía sin socios, con Amoroso corriendo de un lado al otro adelante.

   La última del canalla fue la situación de mayor riesgo de todo el partido. Camacho la robó y abrió a la izquierda para el envío al área de Fernández. El cabezazo de Ruben encontró la notable reacción de Pocrnjic, con la ayuda posterior del palo. El rebote le quedó a Camacho a corta distancia y otra vez apareció el arquero rojinegro.

   Central dejó pasar su mejor momento y ya nada fue lo mismo. Irresoluto, avanzó en el terreno sin saber de qué manera vulnerar el conglomerado de futbolistas rojinegros. Newell's aprovechó la confusión y la empezó a tener más tiempo. En esa etapa, Maxi pasó de punta, Amoroso a correr por la derecha y Fértoli por la izquierda.

   En el local, las variantes no surtieron efecto. No inquietó nunca en el segundo tiempo. La Lepra se sintió a gusto con el trámite y los minutos se escurrieron. Hasta que en el descuento tuvo un córner que ejecutó Maxi, la bajó Formica de cabeza y la misma Fiera la controló y la metió en el segundo palo.

Embed


   Priorizando defender, Newell's se llevó todo en la última pelota de Maxi. Ese balón por el que tanto apostó para que quede rendido a sus pies Central, que pagó caro haber terminado siendo inofensivo pese a que su ambición era justamente la opuesta.

Comentarios