Edición Impresa
Martes 07 de Abril de 2009

Aparatos

En algún punto se tocan y ambos encuentran en internet el marco ideal para desarrollar y expandir sus aficiones. Hablo de frikis y geeks, dos grupos sociales que que no adoptaron un raro peinado nuevo y van más allá de las tribus urbanas que salen en los noticieros cuando hay pocas noticias.

En algún punto se tocan y ambos encuentran en internet el marco ideal para desarrollar y expandir sus aficiones. Hablo de frikis y geeks, dos grupos sociales que que no adoptaron un raro peinado nuevo y van más allá de las tribus urbanas que salen en los noticieros cuando hay pocas noticias.

Empecemos por los geeks. Básicamente, viven por y para la computación y los adelantos tecnológicos. Saben de memoria líneas completas de código que resultarían chino técnico para cualquier mortal. Hablan de Ajax, ASP, VB.Net y JQuery con total naturalidad. Son apasionados por los gadgets, ya sean iPods, celulares de última generación, PDA, relojes, cámaras o cualquier juguete tecnológico que sale al mercado, sin obviar que tienen la memoria USB más moderna. Pasan buena parte de su vida delante de una computadora y tienen en su lista de favoritos páginas web como Slashdot.org (o su versión en español, Barrapunto.com), TiraEcol, Mundogeek.net, Wired, CodigoGeek, además de veinte o treinta blogs que consultan casi diariamente. Conocen los juegos más rebuscados de internet y alcanzan niveles inimaginables en la PlayStation. Llegan a exceder la capacidad de entradas diarias en Twitter, jamás navegan sin tener un mensajero instantáneo funcionando y sueñan con el baño perfecto, que incluya soporte para la notebook y el inodoro más cómodo del mundo. Y suelen poner en línea sitios tan extraños o caprichosos como the-geek.org, quizás la web más breve del mundo: tiene nada más que una definición de la palabra geek, apenas 66 palabras en un único párrafo.

Por supuesto, adoran como divinidades a los diseños de Apple y suelen usar Linux o defender a ultranza a la Mac; Windows es mala palabra.

Tan sólo un ejemplo: en su blog, H@nz asegura que es de lo más normal "quedarse dormido sobre el teclado". Navegar algunos minutos por Geek.com es suficiente para tener una idea cabal de sus intereses.

Algunos geeks llevan su afición a límites que los acercan a los llamados freakys, que los españoles convirtieron en frikis. La traducción sería algo así como extravagante, lo que en perfecto español se conoce como un auténtico aparato.

Los frikis existen desde mucho antes de internet, pero en la web se mueven como peces en el agua. Son los fanáticos de alguna cuestión en particular, aquellos que llevan sus hobbies a un extremo muy cercano al ridículo, sólo que se reivindican como aparatos y llevan el mote con orgullo.

Hay de todo tipo, clase y color. Están los fanáticos de Star Trek (alias trekkies) o de La Guerra de las Galaxias que no dudan en disfrazarse de Darth Vader para el estreno de una película de la saga. O los que incluso aprenden a hablar en japonés por su afición al manga o el anime. Están los gammers (adictos a los videojuegos) y los que dedican su vida a Dragon Ball. O los que coleccionan paraguas, los que sólo fotografían animales disfrazados y los que darían lo que no tienen por el muñeco de Batman o El Señor de los Anillos que falta en su colección.

Pero el término friki terminó por ampliarse hasta abarcar a todo aquél que desarrolle un (dudoso) gusto por las cuestiones más bizarras. Tanto que incluso alguien redactó un manifiesto que terminó por convertirse en ley, que enumera los derechos frikis: "1: a ser más friki. 2: a quedarse en casa. 3: a no tener pareja y ser virgen hasta la edad que sea (y si tenemos pareja, intentar convertirla en friki). 4: a que no nos guste el fútbol ni el deporte en general. 5: a la asociación friki. 6: a tener pocos amigos (o ninguno). 6b: derecho a tener todos los amigos frikis que se quieran. 7: a no ir a la moda. 8: al sobrepeso y a la miopía. 9: a exhibir el propio frikismo. 10: derecho a dominar el mundo".

Así, los frikis tienen su enciclopedia (Incicnlopedia) donde afirman que Brasil "es el equipo de fútbol más extenso del planeta" y definen al papel como "la cosa más pintoresca de la historia de la humanidad" y a la mujer como "inversamente proporcional al hombre". También está la Frikipedia, el "compendio de todo el conocimiento humano". Allí aseveran que la segunda especie más inteligente del planeta son los delfines y la tercera son los hombres ¿Cuál es el ser más astuto del mundo? Los espárragos, que algún día "gobernarán el mundo junto a los gatos y Ricky Martin".

La española Yonkis y su hijo argentino Cualquiera son dos universos freaks alimentados por los usuarios. También hay un directorio friki, "el hogar de todo friki" (Frikis.org) y la " web oficial del Día del Orgullo Friki".

Incluso los frikis españoles se jactan de haber ganado una batalla, el día que un político en campaña se prestó a su juego y, en clave friki, les pidió públicamente su voto. José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy debatían acaloradamente en televisión, hasta que el presidente español nombró como al pasar al actor Javier Bardem. De inmediato, los blogs se hicieron eco de la noticia: Zapatero mencionó a Bardem. Es que, unos días antes, un personaje de la TV española que se hace llamar El Follonero (un tipo friki si los hay) había prometido su voto al candidato que nombrara a Bardem. Zapatero se ganó en un segundo una buena cantidad de adherentes y los frikis tuvieron su día de gloria.

Comentarios