Edición Impresa
Sábado 07 de Junio de 2014

Anunciaron obras públicas para la cuenca lechera santafesina

(Por Gustavo Gigena). _ El departamento Castellanos, muy afectado por anegamientos en marzo y abril, contará con nueva y renovada canalización.

Cuando el clima lo permita y en tanto continúe el lento escurrimiento de las aguas, las máquinas de la provincia de Santa Fe comenzarán a ejecutar durante junio un plan de obras largamente esperado en el centro oeste del departamento Castellanos, epicentro de la cuenca lechera más importante del país. Oficialmente ya se anunció que la intención del gobierno provincial es invertir 42 millones de pesos para nuevos canales, profundización y ensanchamiento de los ya existentes, y obras fundamentales para normalizar el curso de los excesos hídricos.

Los habitantes de la cuenca alta del Vila-Cululú (Bauer y Sigel, Santa Clara de Saguier, Josefina, Colonia Cello, Fraga, Ramona, Vila, Castellanos, San Antonio), esperan con ansias la concreción de este anuncio del Ministerio de Aguas, que ponga fin al padecimiento de cada temporada lluviosa. En esta importante región agrícola y lechera, estima el Ministerio de la Producción de Santa Fe que las pérdidas llegan a los 1.000 millones de pesos sólo en el sector tambero, lo cual hace prever que en la paupérrima cosecha de los lotes que lo permitan, las pérdidas sumarían otro tanto.

Si bien los registros históricos de la temporada de lluvias fueron superiores a la media, la ausencia de obras hídricas y la precaria infraestructura vial se combinaron para dejar anegada por completo a una región entera durante dos meses, incluso con casos puntuales que se remontan a diciembre de 2013. Y si bien la emergencia y/o desastre agropecuario ya fue declarada por la provincia durante abril, a la fecha aún se aguarda la homologación nacional para la eximición de impuestos y compromisos fiscales más importantes y para la reparación de caminos con fondos de la Subsecretaría de Lechería de la Nación.

Las obras prometidas. Luego de varias reuniones de emergencia, motivadas por el incansable reclamo de productores y presidentes comunales de la zona, en mayo finalmente se produjo el ansiado anuncio, donde el Ministerio de Aguas presentó los planos de lo que se comenzará a ejecutar en cuanto el terreno lo permita. El subsecretario de Desarrollo Hídrico, Arnaldo Zapata y el director provincial de Drenajes y Retenciones, Alberto Mitri, son los funcionarios que garantizaron estos anuncios. Ellos, con la asistencia del Gustavo Corti (coordinador de los Comité de Cuencas y responsable del estudio topográfico de la zona), afrontan una responsabilidad mayúscula en los próximos dos años. "El objetivo es lograr un ordenamiento conjunto de toda la cuenca, ya que como siempre indicó el ministro Antonio Ciancio, el agua no reconoce límites geográficos ni políticos y debemos trabajar con los equipos técnicos de nuestro ministerio y las autoridades locales para afrontar situaciones comunes en cuanto al ordenamiento hídrico", indicó Zapata.

En relación a las obras existentes, se informó que se reacondicionarán los canales secundario Bauer y Sigel (prioridad), y el secundario de Vila, lo que demandará una inversión superior a los 12 millones de pesos.

Se construirán los canales Canavesio-Porta (San Antonio, Vila y Santa Clara de Saguier), Camino Nº 23 (Bauer y Sigel y Fraga), Rossi-Peretti, De Panza y Bajo Ricci (límite con la provincia de Córdoba). Todas estas tareas demandarán una inversión de más de 8 millones de pesos.

El total para las obras de excavación prometidas asciende a 26 millones de pesos y el de alcantarillas a 16 millones de pesos, a concretarse en un plazo máximo de dos años, desde el momento que el terreno lo permita, es decir, cuando bajen un poco las aguas en los lugares anegados.

La región está ansiosa e ilusionada con este anuncio de obras pero en sus productores y dirigentes se percibe la cautela propia de quienes han escuchado muchas promesas en estos últimos años y visto muy pocos avances, lo cual se comprueba en la dramática situación que hoy les toca padecer.

El compromiso de Córdoba.La provincia de Córdoba se sumó al impulso santafesino y también anticipó una inversión superior a los 20 millones de pesos para empalmar obras complementarias a las proyectadas por Santa Fe, concretamente en el límite del distrito de Bauer y Sigel, que beneficiarán a sus distritos de San Francisco y Freyre, también seriamente afectados en las últimas inundaciones.

Si bien no se brindaron mayores precisiones hasta el momento, el ministro de Aguas de Santa Fe, Antonio Ciancio, acordó con su par cordobés, Fabián López, abordar la problemática con un criterio de cuenca, superador de los límites geográficos y políticos, a fin de reordenar el sistema hídrico compartido de la cuenca limítrofe, que evitará la inundación de 50.000 hectáreas de ambas provincias.

Se estima que la inversión total para la región, sumando a Santa Fe y Córdoba, sería del orden de los 60 millones de pesos en un lapso de dos años.

Comentarios