Edición Impresa
Sábado 07 de Agosto de 2010

Anticipan una nueva cultura evaluativa, sin ranking de escuelas

A diferencia de las evaluaciones educativas instaladas en los 90, el Operativo Nacional de Evaluación (ONE) —que arranca desde el lunes que viene en todo el país— llega con otra presentación: ya no habrá ranking de escuelas, ni los chicos y docentes del país quedarán estigmatizados por haber aprobado o no estas pruebas. La preocupación manifestada oficialmente está en procurar una nueva cultura evaluativa.

A diferencia de las evaluaciones educativas instaladas en los 90, el Operativo Nacional de Evaluación (ONE) —que arranca desde el lunes que viene en todo el país— llega con otra presentación: ya no habrá ranking de escuelas, ni los chicos y docentes del país quedarán estigmatizados por haber aprobado o no estas pruebas. La preocupación manifestada oficialmente está en procurar una nueva cultura evaluativa.

El responsable de definir qué se pretende con este ONE fue el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni: "Creemos imprescindible la evaluación del sistema educativo, queremos saber a dónde estamos y a dónde vamos", tal como dijo durante la presentación oficial de este operativo, realizado el martes pasado en el Palacio Pizzurno.

Durante la reunión, donde estuvieron los funcionarios de primera línea de la cartera educativa nacional, más los equipos técnicos que participaron en el diseño de estas pruebas, se remarcó "la obligación por parte del Estado de evaluar el sistema educativo" (lo establece la ley de educación nacional), pero con una visión diferente de ese papel de "control" o "sanción" como el que asumió en tiempos de la ley federal.

La presentación del operativo ofreció un seminario para periodistas de todo el país especializados en temas educativos. Una de las preocupaciones que rondaron las preguntas fue cómo estas pruebas (estandarizadas y única para todos los chicos del país) contemplarán las diferencias regionales.

Ministro y funcionarios coincidieron en decir que sin dudas estas evaluaciones "son un recorte y desde ya tienen sus limitaciones", en tanto en este caso buscan conocer el desempeño de los chicos en los aprendizajes de lengua, matemática, ciencias sociales y ciencias naturales.

Principio de igualdad

Pero al mismo tiempo defendieron el principio de igualdad que debe regir en el acceso a los aprendizajes, más allá de las realidades y condiciones de vida. "Una calidad educativa para pocos es más fácil, algo que nosotros rechazamos", advirtió Sileoni y rescató el vínculo entre calidad y democracia.

"Educamos para que nuestros chicos no se embaracen a los 13 años, para que aprendan valores, para que encuentren su lugar en la escuela", dijeron Sileoni y el subsecretario de Planeamiento Educativo, Eduardo Aragundi, para reconocer aquellos aprendizajes que no entran en estas pruebas estandarizadas, pero que también produce la escuela.

Los funcionarios apelaron a una reflexión del pedagogo español Miguel Angel Santos Guerra, especialista en evaluación educativa, al decir que "sería como evaluar un partido de fútbol sólo por el resultado", si se desconocieran aquellas enseñanzas, también para marcar los límites del ONE.

Atención al contexto

Otra variable para no pasar por alto son las condiciones en la que aprenden los chicos. Por eso también llegará a las escuelas, junto a las pruebas, un cuestionario para que docentes y directivos hablen de ese contexto.

"Factores asociados" así los llaman los funcionarios a estos datos que les permitirán tener presente dónde y de qué manera se dan los aprendizajes.

El ONE abarcará a todas las jurisdicciones del país (ver La Capital del miércoles 4 de agosto, "Evaluarán en Santa Fe a 33 mil estudiantes secundarios"), en dos tipos de pruebas: una censal para todos los estudiantes que terminan el secundario (5º de la escuela media y 6º de la técnica), y que en Santa Fe alcanzará a 30.705 alumnos. Y las demás con carácter de muestra: para los de 2º año del secundario (alcanzará a 3.433 chicos santafesinos), y la otra —será entre el 12 y el 22 de octubre— para los 3º y 6º grados de la primaria (abarcará a 12.569 chicos de ambos grados de la provincia).

Preguntas orientadoras

Las pruebas son estandarizadas (múltiple choice) y abiertas, siempre en las áreas de lengua, matemática, ciencias sociales y ciencias naturales. Y alcanza a escuelas públicas y privadas. Fueron diseñadas —al igual que el ONE— por la Dirección Nacional de Información y Evaluación de la Calidad Educativa (Diniece), con la colaboración de las provincias.

Para elaborarlas se tuvieron en cuenta los diseños curriculares de las jurisdicciones, los Núcleos de Aprendizajes Prioritarios (NAP), manuales más usados, carpetas y cuadernos de los chicos y pruebas nacionales e internacionales. También la opinión de docentes en ejercicio, profesores de las distintas asignaturas y especialistas en currículum, entre otros.

"¿Qué aprenden los estudiantes en el sistema educativo? ¿Cuáles son las fortalezas o debilidades en los desempeños de los estudiantes? ¿Cómo se relaciona el desempeño con las características del medio ambiente (clima escolar) en que aprenden los estudiantes?", son las preguntas que orientan los objetivos del ONE 2010.
 

Comentarios