Edición Impresa
Sábado 08 de Noviembre de 2008

Andrés Delich: el joven ministro de De la Rúa

Andrés Delich trabajó junto a Gustavo Iaies en el Ministerio de Educación durante el gobierno de la Alianza, con quien después formó la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp).

Andrés Delich trabajó junto a Gustavo Iaies en el Ministerio de Educación durante el gobierno de la Alianza, con quien después formó la Fundación Centro de Estudios en Políticas Públicas (Cepp). Siendo el ministro más joven de la gestión De la Rúa, Delich acompañó como secretario de Educación básica las gestiones de Juan Llach y Hugo Juri en la cartera educativa nacional, hasta que el intento de López Murphy de ajustar el gasto educativo se llevó puesto a varios miembros del gabinete de Don Fernando, y Delich asumió entonces el sillón principal del Palacio Pizzurno.

Ministro con 38 años, de marzo a diciembre de 2001, destaca que su participación en la función pública estuvo vinculada con un proyecto político, y que hoy no milita en ningún espacio, aunque no oculta sus simpatías por Elisa Carrió. El levantamiento de la Carpa Blanca es uno de los hechos que destaca de los años en los que estuvo en el Ministerio, donde “la tarea fundamental era defender los presupuestos educativos”.

Militante en los 80 de Franja Morada, cree en la necesidad de aumentar la cantidad de graduados universitarios, garantizar que todos puedan estudiar en el nivel superior y en la capacidad del Estado de organizar esa demanda. Y para ello, propone discutir el ingreso universitario. “El ingreso es una medida de política educativa que en algunos lugares puede requerir exámenes, como en Medicina, y en otros promoverlos, como en las carreras técnicas y las ingenierías”.

Sobre el impacto de la obligatoriedad del secundario en la educación superior, cree que las universidades “no están preparadas” para ese cambio, porque funcionan “desvinculadas de las demás instituciones y de la misma sociedad”. “No pueden ser islas independientes de lo que pasa en el mundo social y económico”, concluye.

Comentarios