Edición Impresa
Sábado 20 de Junio de 2009

Anahí Astur: Por una acreditación regional

Entre las universidades de la región “hay más cooperación internacional de lo que se cree”, pero estas acciones muchas veces no son “visibilizadas”. Así lo entiende Anahí Astur, miembro del equipo coordinador de Programa de Internacionalización de la Educación Superior y Cooperación Internacional, de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU).

En diálogo con La Capital, Astur señala los avances alcanzados en los últimos años en materia de movilidad de docentes y estudiantes desde el espacio del Mercosur Educativo. Destaca además el fortalecimiento de los proyectos de acreditación, que permitan “en un futuro convalidar títulos entre las instituciones de la región”.

¿Qué líneas de trabajo se están desarrollando en integración de la educación superior desde el Mercosur Educativo?

El sector educativo del Mercosur reúne a los ministros de Educación de los países de la región una vez por semestre. Y por debajo de este espacio hay comisiones para cada uno de los niveles educativos. Básicamente en educación superior se está trabajando desde el 2000 en tres líneas estratégicas: cooperación interinstitucional, acreditación y movilidad. La acreditación es una de las que más se avanzó, por ejemplo mediante el Mecanismo Experimental de Acreditación (Mexa) —política que apunta al reconocimiento de títulos de grado en los países del Mercosur y los estados asociados—. Desde esta instancia se pudo avanzar en criterios de acreditación para la región en carreras como agronomía, ingeniería y medicina.

¿La intención es avanzar en un acreditación homogable para todas las universidades de la región?

El objetivo final sería poder tener criterios para comparar y en última instancia poder convalidar títulos. Eso hoy es demasiado ambicioso, porque la acreditación es voluntaria para las carreras especificadas. Pero sin embargo nos ha permitido montar sobre esa acreditación regional un programa de movilidad estudiantil, con reconocimiento de los tramos cursados. Y después de una evaluación de esa experiencia piloto exitosa se pasa a un mecanismo permanente, con la idea de tener ciclos continuos de acreditación.

¿Que implica la movilidad?

Es un eje con el que se empezó a trabajar no hace mucho, y la idea es crear en el Mercosur un gran programa marco de movilidad que abarque a estudiantes, docentes e investigadores. En ese sentido está funcionando el plan de Movilidad Académica Regional (Marca) _para los estudiantes_, y la experiencia del Programa de Movilidad de Corta Duración, de consta de 15 días y tiene como fin que los docentes hagan un intercambio desde la cooperación interinstitucional.

¿Estas cuestiones apuntan a crear una ciudadanía del Mercosur desde las universidades?

Hay varias ideas detrás de esto. Por un lado acompañar el proceso de integración del Mercosur desde lo académico, por ejemplo mediante la acreditación de títulos. Y también crear una conciencia ciudadana del Mercosur, y potenciar las capacidades de los sistemas universitarios regionales a través de las ventajas que brinda la cooperación. Uno de los principios que rige el Mercosur Educativo es el que tiene que ver con la cooperación solidaria; es decir, fortalecer aquellos sistemas universitarios o áreas de los mismos que pueden estar más débiles que otros.

¿Hay temas de la agenda nacional universitaria que se puedan pensar desde un enfoque regional?

Creo que sí, hay temas como la deserción por ejemplo que son comunes. Lo que pasa que es que existen muchas divergencias entre los sistemas de educación superior, porque no es lo mismo comparar el de Brasil, que tiene una cantidad de universidades muy importante, con el de Uruguay que posee una sola universidad estatal. En este aspecto son realidades muy dispares, y lo mismo sucede con Bolivia y actualmente con la incorporación de Venezuela. Mas allá de esas particularidades, hay problemas que son comunes a la región, y frente a ello hay más cooperación internacional de lo que se cree.

La identidad regional es un aspecto promovido también por la mayoría de los actuales gobiernos de zona. ¿Se puede continuar con esta línea de trabajo si cambian los gobiernos de los países?

Sí, porque estas son dinámicas que de hecho se iniciaron en un período donde también políticamente la visión de la región era otra, y sin embargo hay una continuidad, por ejemplo en lo que se refiere a Mercosur Educativo. En eso ha habido continuidad pero con poca visibilidad tal vez de lo que se hace. Por lo general se desconoce que estas políticas se vienen  realizando desde hace tiempo y directamente no se sabe que existen. Pero hay otros problemas que tienen que ver más que nada con las capacidades institucionales y los recursos financieros que tienen los países y universidades para llevar a cabo esta líneas de trabajo.

Comentarios