Edición Impresa
Viernes 29 de Abril de 2011

Ana, "su familia" y un afecto que crece

“Nuestra hija Magalí concurre a la Escuela Normal Nº 1, donde pudo contactarse con alumnos de intercambio cultural de la Fundación Interculturas WEP. Nos comentó su inquietud de realizar una experiencia familiar con un estudiante extranjero. Durante unos meses nos preparamos para recibir una alumna de intercambio”, repasa la familia de Magalí que recibió a Anna Oudová, una joven de 17 años, de la República Checa. Contactaron a Anna cerca de la Navidad y por internet:

“Aprendimos a conocerla a ella y a su familia, que son realmente encantadoras. Fue emocionante recibirla los primeros días de marzo de este año”. Aseguran que este tiempo de convivencia les permite apreciar que se trata de “una experiencia enriquecedora para todos, ya que de la convivencia cotidiana surgen similitudes y diferencias que sabemos compartir”. “Toda nuestra familia, tíos, abuelos y amigos también la reciben con gran entusiasmo, en las visitas y viajes”, agregan.

“Annita, como la llamamos, es muy receptiva, aprende el idioma y nuestros hábitos fácilmente, aunque algunos tengan marcadas diferencias, siempre está predispuesta. Queremos que se lleve un lindo recuerdo
de su paso por nuestro país y el afecto que nuestra familia le puede brindar”.

¿Y qué dice Anna? Anna a su vez cuenta a La Capital que desde muy chica le “gustaba hablar y aprender idiomas extranjeros”. Eso la llevó a que su primer intercambio estudiantil lo concretase por una semana
en Inglaterra. “El idioma que más me gusta es el español, por eso elegí venir a la Argentina”, dice y confiesa: “Me gustan las costumbres de aquí, como tomar mate y que la gente sea muy cariñosa y abierta”. Lo que
sí marca Anna como diferencia son las escuelas, las clases y el sistema educativo en general.

“Pero ya me estoy acostumbrando”, dice. La joven define a su familia anfitriona como “divina”. “Pienso que hacer un intercambio es una oportunidad para toda la vida. Cuando me vuelva hablaré en castellano muy bien, voy a saber que puedo depender sólo de mí y que las cosas se pueden hacer también de otra manera a la que yo estoy acostumbrada”, concluye.

Comentarios