Edición Impresa
Viernes 30 de Septiembre de 2011

Amplias alternativas de trabajo

Agustina Salvatierra tiene 23 años, vive en Pueblo Esther y a diario viaja a Rosario para cursar el último tramo de la tecnicatura universitaria en sistemas electrónicos. “Es una rama de trabajo bastante grande, depende de los gustos de cada uno”, dice sobre el estudio que eligió y agrega que en esas posibilidades laborales se incluyen desde trabajar en “un laboratorio, en una fábrica hasta arreglar televisores”.

A esta tecnicatura Agustina no llegó por casualidad: “La elegí porque en mi familia son todos profesionales técnicos, y mi secundaria la cursé en una técnica donde me recibí en la especialidad de electrónica”. Antes de anotarse en las terciarias del Poli, la joven que pronto se recibirá en la UNR, había comenzado ingeniería electrónica. “La dejé porque no me gustó, en cambio esta sí”, cuenta.

Como testimonio de que estas tecnicaturas tienen buena salida de trabajo, menciona que ya está trabajando: “Hace un año que trabajo como laboratorista. De todas maneras como la carrera es muy amplia, ofrece buenas perspectivas laborales en lo que a cada uno le guste”. Para la estudiante, si bien el plan de estudio es muy completo hay materias que siente que deberían tener más tiempo de dictado, “que son tan importantes que deberían ser más largas que un cuatrimestre”.

“Igual —destaca— la carrera está muy buena, es muy completa, salís aprendiendo, con buena enseñanza teórica y práctica”. Considera aquí que mucho hacen los profesores, “la mayoría son ingenieros, muy capacitados y se les nota que les gusta dar clases porque aprendemos”. Al final, Agustina comparte la idea de seguir perfeccionándose en los estudios elegidos.

Comentarios