Edición Impresa
Sábado 19 de Noviembre de 2011

Alumnos que ya se entrenan para los juicios orales

Una experiencia que reúne a estudiantes y profesores de la Facultad de Derecho de la UNR  

Los alumnos de Derecho ya se entrenan para los juicios orales y públicos que rigen desde 2010 en la provincia de Santa Fe. La iniciativa la tomó la cátedra de Penal I de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). En los simulacros los estudiantes hacen de fiscales, defensores, imputados y testigos, entre otros roles. Aseguran que los resultados son altamente positivos porque descubren el valor del saber, aprenden a exponer argumentos y sobre todo pueden ejercer este nuevo papel profesional.

Quien relata la experiencia es la profesora adjunta de la cátedra de Penal I de 3er. año de la carrera, Carina Lurati, quien trabaja en esta novedosa experiencia junto al profesor Gustavo Salvador. Y desde ya —dice— con la aprobación de los titulares de la cátedra, Daniel Erbetta y Matilde Bruera.

“Es una materia anual y aborda la parte general del derecho penal: qué es el delito,  cuándo hay legítima defensa, cuándo puede haber una condena, entre otros temas”, comenta la docente de la UNR.

La comisión que tienen a cargo en esta cátedra transita con frecuencia por distintos trabajos prácticos que enfrentan a los jóvenes con lo que será su profesión, además de visitas que consideran clave, como a la Unidad Penitenciaria de Coronda. Pero desde el año pasado, cuando empezó a regir el código de transición entre el viejo y el nuevo sistema procesal penal, se implementó esta idea de los juegos de roles a partir de un caso concreto. “Ellos tienen que analizar, por ejemplo, si hubo legítima defensa,  homicidio con dolo o con dolo eventual, si hubo culpabilidad, y saber si hubo o no delito”, dice Lurati.

Hay más. Aunque se trate de aspectos que se analizan en años superiores de la carrera, los estudiantes aprenden también a manejar las “técnicas de litigación”. Para esta tarea, además de todo el proceso, la propuesta de la cátedra cuenta con el aporte de Cecilia Superti, otra letrada que fue capacitada por la Provincia para esta nueva etapa que se abrió respecto de lo que son los juicios orales y públicos.

¿Y cómo se realizan estos “juicios”? “Los alumnos se dividen entre fiscales, defensores, testigos, distintos imputados, y además actúan cada parte, cuidando todos los detalles, hasta han venido vestidos de policía”, relata Lurati sobre el último simulacro realizado a principios de este mes.

Ambito real. La práctica se realiza en un ámbito real: la sala de juicios montada por el Ministerio de Gobierno ubicada en la sede de Gobierno de Rosario, en Santa Fe y Dorrego. “Hasta han tenido un público de más de cien personas, entre padres y estudiantes que no quieren perderse esta experiencia”, indica la docente.

Anticipa que la idea es que los “alumnos se animen a hablar en público, porque de aquí en más ya no hay que escribir, y que se den cuenta que no se puede ir a un juicio sin estar preparados, sin saber derecho”. “Hay que saber adónde quiero llevar yo la discusión, por eso si estoy diciendo que aquí hay una legítima defensa, debo conocer qué es lo que tengo que probar, y para eso tengo que saber primero qué es la legítima defensa”, agrega sobre la idea, y abunda: “Deben manejar las categorías jurídicas y cómo exponerlas, cómo convencer, cómo preguntar”.

Asegura que esta práctica extracurricular demanda tiempo, pero es “muy valiosa”. Y algo más: “En esta práctica no se pone nota, y sin embargo nadie falta”.

Según la profesora, esta formación vinculada con la reforma del Código Procesal apunta además al perfil de graduado que se busca. “Recibimos alumnos que muchas veces, quizás imbuidos por una cuestión mediática, no pueden entender que haya derechos para los imputados, que existan principios constitucionales”, dice.

Y sobre lo anterior detalla: “Estamos convencidos de que las categorías jurídicas sirven para el estado de derecho, los alumnos tienen que saber derecho, aplicarlo, es lo único que les va a dar igualdad a las personas sometidas a un juicio: tener un buen abogado desde el Estado o desde lo particular, pero que conozca derecho y eso se lo tiene que enseñar la facultad”.

Comentarios