Información Gral
Miércoles 20 de Julio de 2016

Alto aumento de nuevos casos de sida en el país

Si bien la cobertura médica de infectados con VIH es muy buena, se registró un 7,8 por ciento de nuevas infecciones entre 2005 y 2015.

El 70 por ciento de los 63.000 argentinos que viven con VIH recibe drogas de terapia antirretroviral para reducir la progresión de la enfermedad, porcentaje que excede ampliamente el promedio global de cobertura, que es del 41 por ciento, según reveló un estudio publicado ayer en la revista científica The Lancet.

Sin embargo, la cantidad de nuevas infecciones por VIH en la Argentina aumentó un 7,8 por ciento entre 2005 y 2015, más que en el resto de los países de América latina, ya que en Colombia, las infecciones aumentaron por año un 4,67 por ciento, en Bolivia un 4,18, en Ecuador 3,89, en Chile 3,34, en Perú 1,76, en Uruguay un 0,47, en Venezuela un 0,41 y en Brasil y Paraguay un 0,4 por ciento.

El estudio mostró además que la incidencia (cantidad de nuevos casos) de VIH en la Argentina es de 14.4, es decir que en 2015 por cada 100.000 habitantes, 14.4 se infectaron, cifra que no resulta muy relevante si se la compara a nivel global.

De acuerdo con el documento presentado en la Conferencia Internacional del sida en Durban, Sudáfrica, aunque las muertes por VIH están disminuyendo en la mayoría de los países del mundo, la tasa de nuevas infecciones aumentó en 74 de ellos entre 2005 y 2015, entre los que figuran (además de la Argentina) Egipto, Pakistán, Kenia, Filipinas, Camboya, México y Rusia.

El estudio se basó en conclusiones del Global Burden of Diseases, Injuries, and Risk Factors Study (Estudio sobre carga global de las enfermedades, lesiones y factores de riesgo) coordinadas por el Instituto de Medición y Evaluación de la Salud de la University of Washington en Seattle, que contó con más de 1.700 investigadores en 124 países.

"Si continúa esta tendencia persistentemente alta de nuevas infecciones, habrá desafíos significativos en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas para que el mundo presencie el final del sida en menos de 15 años", dijo el director de Ihme Christopher Murray.

Los investigadores precisaron que en el caso de la Argentina, si bien se cuenta con la mayor tasa de tratamientos antirretrovirales de Latinoamérica, la cantidad de nuevas infecciones de VIH prácticamente se ha triplicado en la última década, ascendiendo de 2.850 nuevos casos en 2005 a 6.320 en 2015.

Baja mortalidad. Sin embargo, muy posiblemente gracias a la elevada cobertura, la cantidad de muertes por año por esa infección permaneció baja y casi sin cambios desde 2005, promediando 1.600 muertes anuales.

"Argentina tiene una excelente capacidad de respuesta porque tiene una buena infraestructura de salud pública, leyes emblemáticas de universalización de los derechos humanos y es pionera tanto en el acceso universal al tratamiento como en impulsar el paradigma de inicio inmediato de la terapia antirretroviral", había señalado días atrás a Télam el titular director de OnuSida para el Cono Sur, Alberto Stella.

No obstante, "los hallazgos de este estudio para Argentina deben llamar la atención de las autoridades locales, pues a pesar de las altas tasas de cobertura es uno de los países de la región con mayor aumento en la incidencia de la enfermedad", afirmó Carlos Castañeda Orjuela, director del Observatorio Nacional de Salud de Bogotá, Colombia, y colaborador del Estudio Global de la Carga de Enfermedad.

"Estamos prolongando las vidas de las personas, y estos números deberían dar esperanzas a quienes usan las terapias antirretrovirales", señaló el profesor adjunto del Ihme, Haidong Wang, autor principal del estudio.

Dicha mejora, no obstante, aún se encuentra lejos de las ambiciosas metas de 90-90-90 fijadas por la comunidad global para el año 2020, que apuntan a que el 90 por ciento de las personas que viven con VIH conozca su situación, que 90 por ciento de las personas a quienes se diagnostica VIH reciban terapia antirretroviral y a que el 90 por ciento de las personas que reciben terapia antirretroviral experimenten la supresión viral.

Comentarios