Cámara de Diputados
Sábado 22 de Octubre de 2016

Allanan el Senado de Brasil y arrestan a policías implicados en causas de corrupción

Están acusados de eliminar pruebas de escuchas telefónicas que mostrarían que ciertos senadores eran parte de la trama de sobornos.

El mundo político brasileño se vio ayer profundamente conmocionado por el arresto de cuatro policías legislativos por parte de la Policía Federal (PF). La detención se realizó en el marco de la operación "Lava Jato" (Lavadero de autos). Presuntamente, los agentes detenidos se habían encargado de eliminar escuchas telefónicas que mostrarían que ciertos senadores eran parte activa de la trama del enorme escándalo de corrupción. El Senado del país sudamericano incluso paralizó todas sus actividades, incluyendo la sesión de debates, debido al impacto que generó la acción de la Policía Federal (PF).

Según la Fiscalía, policías del Congreso fueron usados para detectar pinchaduras telefónicas autorizadas en secreto por el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte brasileña, para investigar a los senadores vinculados a la operación Lava Jato y otros procesos.

Entre los agentes de la fuerza legislativa arrestados se encontraba el director de la corporación, Pedro Ricardo Araújo de Carvalho. Los cargos que se les adjudican a los detenidos son corrupción pasiva privilegiada, asociación criminal y obstrucción a la investigación por parte de asociación criminal. Las acciones de la policía del Senado, a pedido de los propios senadores y con el único objetivo de eliminar escuchas, habrían sido realizadas en las casas de los ex presidentes Fernando Collor (del centroderechista Partido Trabajador Cristiano) y José Sarney (Partido del Movimiento Democrático Brasileño), hoy integrantes del Parlamento. También en las de sus compañeros de la Cámara alta, Gleissi Hoffmann (del izquierdista Partido de los Trabajadores) y Edison Lobao Filho (del PMDB).

Las versiones indican que Sarney, incluso, se habría comunicado directamente con Araújo de Carvalho para pedirle la eliminación de ciertas escuchas telefónicas de su residencia. Según se indicó desde la PF, sólo los policías legislativos son, hasta ahora, blanco de investigación. En el caso de que se decida acusar a algún senador, el caso será enviado al Supremo Tribunal Federal (STF). De acuerdo a lo informado por el diario O Globo, el presidente de la Cámara, Renan Calheiros, perteneciente al PMDB, no apareció ayer en el recinto. Varios senadores interpelados por la prensa afirmaron no entender muy bien lo que estaba sucediendo. Pese a no aparecer, Calheiros había divulgado una carta en la que defendía a la policía legislativa en sus funciones. En ella, afirmaba que la fuerza "ejerce sus actividades dentro del ámbito prescripto por la Constitución, las normales legales y el reglamento administrativo del Senado federal".

En la mira. El operativo ocurrió dos días después de la captura del ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, un aliado del presidente Michel Temer, preso por orden del juez Sérgio Moro, de primera instancia, a cargo de la Lava Jato para personas sin fueros. Calheiros, también perteneciente al PMDB, como Temer y Cunha, está bajo investigación, luego de que fuera acusado de recibir sobornos de empresas para bloquear en 2010 una comisión parlamentaria sobre la corrupción en Petrobras.

Esta semana se levantó el secreto de sumario sobre una pesquisa del fiscal general, Rodrigo Janot, contra el senador y ex presidente brasileño Fernando Collor de Mello. Janot pidió a la Corte Suprema que obligue a Collor a devolver el equivalente a 50 millones de dólares que presuntamente provinieron de una red de corrupción en la empresa subsidiaria de Petrobras, BR Distribuidora. Collor, del minúsculo Partido Cristiano Laborista, llamó "hijo de puta" en el plenario del Senado al fiscal Janot cuando se iniciaron las investigaciones, que contaron con la confiscación de autos de lujo en la residencia del ex presidente en Maceió, Estado de Alagoas.

Comentarios