Jueves 06 de Mayo de 2010

Allá y ahora

Tengo la sensación de que Twitter consigue lo que Facebook no podrá hacer jamás: expandir el mundo. Mientras Facebook rara vez va más allá del grupo habitual de amigos, Twitter puede hacernos viajar, descubrir otras vidas, otros mundos.

Tengo la sensación de que Twitter consigue lo que Facebook no podrá hacer jamás: expandir el mundo. Mientras Facebook rara vez va más allá del grupo habitual de amigos, Twitter puede hacernos viajar, descubrir otras vidas, otros mundos.

En eso andaba cuando me pareció que el universo entero estaba allí. De repente tenía casi veinte pestañas del navegador llenas de noticias de último momento, era un pantallazo de lo que estaba ocurriendo en una franja del mundo que iba desde mi silla frente a la PC en medio de la madrugada hasta el rincón opuesto del planeta, a plena luz del sol.

Hugo Chávez había creado su cuenta de Twitter horas antes. Al rato encontré su primer post: "Epa que tal? Aparecí como lo dije: a la medianoche. Pa Brasil me voy. Y muy contento a trabajar por Venezuela. Venceremos!!". El Himalaya le estaba haciendo las cosas difíciles al escalador Nick Rice y el equipo estaba desperdigado por la montaña Annapurna, con noticias realmente desalentadoras. Matt Mullenweg, uno de los creadores de WordPress, terminaba de cenar sushi y la foto lo acreditaba. Si no entendí mal, el director Lee Unkrich planeaba terminar en tres días Toy Story 3.

Cerati tenía todo listo para su show en Los Angeles. Tres periodistas de la sección Economía de este diario acababan de debutar en Twitter y todavía no le encontraban la vuelta. Una tal Tini RJ terminaba de modificar uno de mis artículos favoritos en Wikipedia, y descubrí entonces que se trataba de la misma bloguera que sigo desde hace un par de semanas. Google Maps había incorporado unas horas antes el Earth a su servicio online, el mismo que ya había encontrado desperdigado por algunos blogs. Ginóbili estaba contentísimo con la operación de nariz, dijo que se la enderezaron. Un amigo de la web estaba comiendo un sandwich en San Juan, la provincia.

Detuvieron a dos periodistas en Cuba y condenaron a dos meses de prisión a una bloguera habanera, mientras Iván García posteaba que la economía de la isla se hunde estrepitosamente. CNN dijo que TAM es una de las aerolíneas más peligrosas del mundo. La directora de contenidos de Hipertextual decía que Madrid estaba caluroso. Microsoft prometió integrar el Microsoft Office 2010 con Facebook. La Nasa subía una foto de una mancha de petróleo en el golfo de México, parece que se hundió una plataforma y la impureza caminaba rumbo a Estados Unidos. Descubrí que la nota a Biz Stone, el fundador de Twitter, que leí días atrás en un diario porteño, fue escrita por un bloguero que sigo en la web desde hace bastante tiempo. Natalia Lafourcade estaba haciendo otro video de "Hu hu hu".

Era el momento de escribir esta columna. Pero, ¿qué pasaba si yo dejaba pasar, digamos, cuatro días?

Twitter verificó la cuenta de Chávez, luego la “desverificó” (quizás sospecharon de algún impostor) y ahora volvió a marcarla como auténtica; el venezolano ya subió cinco mensajes y es el tuitero más leído de su país. Un escalador español no sobrevivió al Annapurna y una coreana a la que llaman Miss Oh parece ser la mala de la película. No hay novedades de Toy Story, quizás se demoraron más de lo previsto. Matt Mullenweg dio una conferencia en San Francisco y quién sabe qué cenó, pero alguien llamado Eva Blue le sacó una hermosa foto. No estoy seguro de que Cerati haya tocado en Los Angeles, pero sí en Tijuana. Los periodistas de Economía no aparecieron mas por Twitter.

Tini rj publicó una entrada fabulosa sobre Urca, el barrio que rodea el Pão de Açúcar. Hay pocas noticias de Cuba; apenas Yoani Sánchez despotricando contra los festejos habaneros por el Día del Trabajador. Ginóbili muestra una máscara y pregunta si debería usarla en el próximo partido. Mi amigo virtual sanjuanino está enojado porque llenaron su Twitter con pavadas de los “Martínez Fierros”. La directora de contenidos de Hipertextual dice “buenos días y acá son las seis de la mañana”. La mancha de petróleo se convirtió en catástrofe nacional (estadounidense). Biz Stone está mandando mails a los tuiteros, una vieja costumbre que había abandonado hace tiempo. Lafourcade está por tocar en el Metropolitan Pavilion neoyorquino.

Y ya todo es viejo, pasó hace mucho y muy lejos de mi silla frente a la compu. Todo el tiempo están pasando cosas en internet y yo tengo mi ventanita que me permite ver una franja del mundo.

Comentarios