Edición Impresa
Sábado 19 de Septiembre de 2009

Alicia Cabezudo: militante de la ciudad

Alicia Cabezudo es una eterna convencida de que la ciudad es un verdadero "escenario educativo", un término del que ha hecho una verdadera militancia. Tan es así que en 1990, cuando Héctor Cavallero era intendente defendió la idea de que la Municipalidad se hiciera cargo de la educación. Fue la antesala a la creación del Servicio Educativo Municipal (SEM).

Alicia Cabezudo es una eterna convencida de que la ciudad es un verdadero "escenario educativo", un término del que ha hecho una verdadera militancia. Tan es así que en 1990, cuando Héctor Cavallero era intendente defendió la idea de que la Municipalidad se hiciera cargo de la educación. Fue la antesala a la creación del Servicio Educativo Municipal (SEM).

"Le propusimos a Cavallero y al entonces secretario de gobierno municipal, Raúl Lamberto, la creación de un área educativa. En primera instancia se desechó por no tener escuelas a su cargo la municipalidad. Les escribí una carta argumentando que la ciudad es la primera forma de gobierno democrático que las personas tienen de su entono inmediato", resume Cabezudo sobre lo que luego fue la creación del SEM, que coordinó junto a Marta Díaz (actual directora de la Regional VI de Educación).

En 1996 la ciudad expande su potencial educativo con la creación de la Oficina de Ciudades Educadoras, más tarde convertida en sede para toda América latina; y luego la dirección de Relaciones Internacionales.

De extracción radical, Cabezudo destaca la oportunidad que se abrió para Rosario con estas iniciativas. "No hablamos de aula ni de espacio, decimos que la ciudad nos brinda escenarios que los convertimos en espacios pedagógicos", dice quien es doctora en educación y ciencias sociales, además de docente de la UNR.

Hasta el 2005 estuvo vinculada a la actividad educativa desde el municipio, desde entonces sigue trabajando en cuestiones de derechos humanos y de cultura de paz. Actualmente es responsable de programas de educación para la paz y dirige un equipo que trabaja en estas materias en la Universidad para la Paz de Costa Rica.

"Hoy me preocupa en particular la educación para la democracia, está desvalorizada, hay que repensar de qué estamos hablando. Hay que trabajar juntas la democracia representativa y la participativa", reflexiona al final.

Comentarios