La muerte de Alí
Sábado 04 de Junio de 2016

Alí, el eterno guerrero que no dudó en defender los derechos civiles y la no violencia

Su muerte trascendió lo cotidiano, como sucede cuando fallece una leyenda.

El mundo echará de menos a Mohamed Alí, la voz más grande dentro y fuera del cuadrilátero, defensor de los derechos civiles y de la no violencia, el hombre que cambió el boxeo con leyes más justas, y que falleció la noche del viernes en un hospital de Phoenix (Arizona) a los 74 años.
Su muerte trascendió lo cotidiano, como sucede cuando fallece una leyenda. Desde presidentes, políticos, empresarios, activistas sociales y hasta el más humilde boxeador, todos rinden homenaje a The Greatest (El más grande), como él mismo se proclamó en su autosuficiencia juvenil, y que la historia confirmó por sus acciones.
Poco a poco, las calles que abrazan el Scottsdale Healthcare Osborn Medical Center comenzaron a transformarse con la noticia de la muerte del triple campeón mundial de los pesos pesados. Como si fuera una noche donde sonaría la campana para iniciar un combate, los fans del Alí se acercaron para aplaudirlo y saludarlo.
Uno de ellos fue Ismael Carrasquilla, un estadounidense hijo de inmigrantes mexicanos, se acercó al hospital vestido con una camiseta estampada con el rostro de su ídolo de todos los tiempos.
"Se fue el más grande del boxeo de todos los tiempos. Su pelea la perdió, pero ahora ya celebran en el cielo la llegada de un verdadero campeón", dijo a la AFP Carrasquilla, de 43 años.
Ali transformó a Estados Unidos -
"Mohamed Ali transformó este país e impactó al mundo con su espíritu. Su legado será parte de nuestra historia por todo el tiempo", agregó Bob Arum, quien se inició en el negocio de la promoción precisamente con una pelea de Alí.
Sus acciones dentro y fuera del cuadrilátero dieron paso a las bolsas supermillonarias que hoy disfrutan muchos con menos talento y carácter.
Floyd Mayweather, el púgil que más dinero ha ganado en la historia del boxeo, aseguró que sus grandes bolsas fueron posibles sólo porque "Alí nos abrió el camino".
Nacido como Cassius Marcellus Clay el 17 de enero de 1942 en Louisville, Kentucky, cambió su nombre a Mohamed Alí en 1964, al calor del movimiento de los derechos civiles.
Su vida fue una novela. La novela de un niño pobre y tímido que se metió en el boxeo a los 12 años, cuando un malhechor le robó su bicicleta. Llorando fue a hacer la denuncia y Joe Martin, el policía que le atendió, le convenció que debía aprender a defenderse, y se convirtió en su primer entrenador en el gimnasio Columbia de Louisville.
Alí pasó sus últimos años devastado por la enfermedad de Parkinson, pero nunca se retiró de la vida pública, ni tiró la toalla blanca al centro del ring en señal de rendición. En lugar de ello, inició una cruzada contra la enfermedad, una más en la lista de las batallas de su vida extraordinaria.

Comentarios