Ovación
Lunes 01 de Agosto de 2016

Algunas jugadas que terminaron en protestas

Los canallas reclamaron por tres manos dentro del área, pero sólo una existió y Baliño juzgó que fue sin intención.

La adrenalina estaba al tope. Había mucha tensión. Los pibes de Central y Newell's se jugaban mucho. Eso generó que ante cada falta se protestara más de lo debido. Ni hablar cuando la acción era dudosa. Y los canallas pusieron el grito en el cielo en algunas ocasiones. Pidieron penal en tres oportunidades. Pero el juez Jorge Baliño demostró estar a tono con las decisiones. El árbitro acertó al no comprar los reclamos auriazules.

   La primera jugada que hizo estremecer a los canallas fue de entrada. "Penal", se escuchó de manera espontánea en cada tribuna del Gigante porque el grueso consideró que la pelota había pegado en la mano del defensor Lisandro Martínez. "Siga", pareció decir el árbitro con naturalidad mientras elevaba las manos con el gesto. Los jugadores pidieron la pena máxima en ese instante y luego siguieron como lo que fue, nada.

   La segunda interpelación fue a los 18'. El defensor Fernando Alarcón alcanzó a meter un cabezazo y todos pensaron que el balón había dado en la mano de algún leproso que estaba en el montón. Menos el juez, por supuesto. Otra vez el hombre de negro estuvo correcto. Mientras que la tercera fue en el complemento. Esta vez la pelota le pegó en la mano a Jalil Elías, pero Baliño juzgó que no tuvo intención, lo que generó en esta ocasión el enojo de todo Central.

Comentarios