Edición Impresa
Miércoles 29 de Junio de 2011

Alguien se ha ido

El fin de semana del partido en el Coloso tuvimos una charla con Raquel Butazzoni.

El fin de semana del partido en el Coloso tuvimos una charla con Raquel Butazzoni. “Recibo más de las chicas de lo que les entregué. Algunas de ellas, peluqueras con la vida rehecha y peluquerías espléndidas, me quieren como una madre y me llaman a pasar las tardes. Eso me llena de vida”, nos decía. Así fueron las últimas décadas de Raquel Butazzoni, servicio, servicio, servicio, en el hogar que fundó después de ser concejal en los 80.

Fiel reflejo de la aspereza de la vida, al lugar de la zona de la terminal llegaron centenares de chicas sin nada, expulsadas por sus familias, con un bebito en brazos buscando una cama para dormir. Del interior y de Rosario. “Hay una diferencia con los años en que empezamos”, también nos ilustraba: “Antes la criatura era más producto del amor; ahora, como se dice, de una noche de caravana”.

A tiempo, la ciudad la condecoró ciudadana ilustre y un partido con las estrellas hizo que se sepa más de su larga obra. Así fue aquel fin de semana cuando salió a la cancha. Que aquella dicha al ver el estadio, la acompañe a Raquel en su despedida de este plano.

Comentarios